lunes, 23 de mayo de 2016

FORD FAIRLANE CROWN VICTORIA (1955)

La línea de modelos grandes de Ford presentó muchas novedades en 1955. El Fairlane, como modelo genérico, era la apuesta fuerte de la marca para competir con el tambiénnovísimo Bel Air de Chevrolet, que era el referente en aquél año.



Dentro de la oferta sobresalía un coche muy particular, el coupé “Crown Victoria”, cuya principal característica era la incorporación de un sector de techo transparente, hecho de plexiglás, el “material del futuro” por ese entonces.



Muchos elementos del Crown Victoria habían aparecido por primera vez en el concept Mercury XM-800, de 1954, como pilar B cromado que surgía de los flancos y rodeaba el techo, dividiéndolo en dos partes.  El Fairlane Crown Victoria poseía ese elemento, diferenciándose del Fairlane Coupé Victoria que carecía de pilar B.



Los modelos Fairlane de 1955 también incorporaban por primera vez el parabrisas panorámico que para entonces ya ofrecían marcas de la competencia como Oldsmobile, Buick y Cadillac desde el año anterior. Con este sistema, los pilares “A” caen desde el techo verticalmente, ofreciéndole al conductor mayor visibilidad hacia los costados.



Los cinturones de seguridad eran ofrecidos como kit para montar en las concesionarias, no venían instalados. El aire acondicionado era sí, una opción de fábrica.



En 1956 Ford siguió fabricando el Crown Victoria, adaptándose a la moda de los techos mas bajos, modalidad que extendió a toda la gama. El período 1955 – 1956 fue único en la historia de Ford por un excelente manejo de los estándares de la época, por la tecnología aplicada a sus coches, que era mejor que la de la mayoría, y ha resistido la prueba del tiempo.



Solo 603 unidades de Crown Victoria fueron producidas entre 1955 y 1956 (la marca retomó la nomenclatura muchos años después). Fue sustituído al año siguiente por el convertible de techo duro Fairlane Skyliner. La miniatura es de la marca Yat Ming.




CRUISER. 

12 comentarios:

  1. El auto es un verdadero "Homeromóvil" , un monumento a la ostentación y el mal gusto tan caros a la cultura estadounidense .
    La miniatura es un muy logrado documento de esa realidad .

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el caso de esta versión "extrema" te doy la derecha. El Fairlane 55 en sos variantes más clásicas es un coche mucho más convencional, y bonito por cierto. Ya vamos a ver otra versión en entrada futura, el cual hacía muy buena dupla, con su competencia, el Chevy Bel Air 55, a cual mas lindo.
      Saludos!!

      Eliminar
    2. Diego , yo sé que siempre me vas a dar la derecha. ;)
      Pero quedo a la espera , porque al Belair '55 lo conozco un poco , y me parece una linda máquina .

      Eliminar
    3. Acá están los Bel Air 55:
      http://clasicosenescala.blogspot.com.ar/2012/05/chevrolet-bel-air-convertible-1955.html
      http://clasicosenescala.blogspot.com.ar/2012/05/chevrolet-bel-air-sport-coupe-1955.html
      Saludos!

      Eliminar
  2. muy bien yat ming, me gusta ese techo verdoso transparente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene unos cuantos retoques, pero como siempre digo, los Yat Ming tienen potencialidades, no para quedar diez puntos, sí para mejorar bastante. En este caso los interiores eran todos blancos, le pinté las partes rojas de los tapizados. Las ópticas traseras eran un cacho de pléatico enteramente rojo, le agregué los aros y detalles en plateado. La parrilla también la sombreé y si mal no recuerdo también pinté de plateado los bordes de los ventiletes, que eran una pieza enteramente transparente.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Curioso este Yatming como mas lo es la carrocería y ese pedazo de techo de plexiglás.

    Gracias por mostrarla


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El techo transparente es estrafalario, y no lo es menos la mitad posterior del mismo. Esa especia de arco cromado que sube desde los laterales y lo rodea en su parte media, es la "corona" (crown) que le da el nombre al coche.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Es una cosa rara, y por ese motivo me gusta, pero... ese techo es horripilante! Para colmo, en verde moco...
    Me gusta mucho más su pariente en versión "taxi cubano" que apareció en el coleccionable.
    Igual, hay que tenerlo a éste che!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo la frase del padre de un amigo: "Lo que para unos es trapo, para otros es bandera". jajaja. El Gaucho dijo que lo que más le gustaba era el techo transparente, y a vos es lo que te disgusta. Sin dudas esas mismas reacciones habrá causado el coche entre el público de aquel entonces. Pero lo bueno era que eran épocas jugadas, donde todo se inventaba y todo se probaba. Sin dudas en los días que corren los estudios de mercado filtran algunas ideas audaces, en pos de asegurarse ventas aún a costa de la inventiva. El plexiglás era el material del futuro y quién sabe si no intentaron utilizarlo pensando que lo que se venía eran las cúpulas transparentes al estilo de "Los Supersónicos".
      Saludos!

      Eliminar
    2. Seguro, yo lo imaginaban volando a este Fairlane.
      Espero los siguientes!

      Eliminar
  5. De éste puedo opinar mejor, ya que lo tuve y me pareció horrible como miniatura, pero por 5 euros no podía pedir más.
    Fue uno de los primeros en caer cuando hice una pequeña escabechina entre mis primeros modelos, y acabó en manos de mi hija pequeña, siendo "ajusticiado" por ella...

    Lo siento, no puedo con Yat Ming...

    Saludos!

    ResponderEliminar