martes, 16 de julio de 2019

FIAT 133 L (1977)

En un contexto de crisis económica y pocas novedades en el mercado, el Fiat 133 hace su aparición en Argentina en 1977. Inevitablemente asociado al Fiat 600 por su concepto, no venía a remplazarlo, sino a situarse en un nicho intermedio entre aquél y el Fiat 128.



Su precio era bastante superior al del 600, que aún se producía localmente, pero el nicho era el mismo, por lo cual los compradores tenían que pensar muy bien si la diferencia económica se traducía en grandes ventajas respecto del mítico cochecito. Y de hecho diferencias había, y varias.



El 133 compartía el concepto de “Todo atrás” con el 600, incluso su motor, que era casi el mismo (53cc más para el 133). Pero tenía mejor habitabilidad, más capacidad en el baúl, y mejor visibilidad que aquél.



El 133 era en realidad un SEAT español, incluso sus partes de chapa llegaban al país importadas desde Barcelona y aquí se ensamblaban, por parte de Fiat Concord. Se ofreció en Argentina en dos versiones, básica y de lujo (L). Esta última traía una máscara de plástico negro en su frontal.



Los principales puntos a favor que los usuarios y la prensa destacaban del 133 eran su maniobrabilidad excelente en tránsito urbano y su bajo consumo. La elasticidad, el frenado y el pique del cochecito también eran ponderados. Entre las contras destacaban su precio relativo bastante elevado, su escasa velocidad máxima y su pobre desempeño en ruta, en épocas en que la mayoría de los usuarios no poseía dos coches sino que buscaba uno que pudiera ser utilizado en ambos contextos, ciudad y carretera. 



También era famosa su tendencia al recalentamiento, ya que sus formas cuadrangulares dificultaban el ingreso del aire al vano motor, por lo cual se decía que “calentaba más que el 600”, y eso ya era demasiado.



El motor era de 903cc de ubicación trasera, que rendía 37CV. Los frenos delanteros eran de discos. La caja de cuatro marchas y reversa. El largo total era de 3.490mm, y la distancia entre ejes de 2.025mm. Las puertas contaban con ventiletes y los vidrios traseros eran fijos.



El 133 contó con versiones deportivas como los 133 IAVA Y 133 TOP, que se basaban en la gran agilidad y el bajo peso del auto para lograr comportamientos “picantes”. A pesar de aquello, la imagen del 133 nunca fue descollante en nuestro país, y su éxito, que se hacía esperar, nunca llegó. El concepto “todo atrás” ya no vendía, y el 133 hubo de ser reemplazado por el 147, modelo del mismo segmento pero de concepto totalmente distinto y mucho mas moderno.



Se produjeron localmente tan sólo 15.821 unidades de Fiat 133 en todas sus variantes, entre 1977 y 1982, contra las 232.000 unidades que vendió su sucesor, el 147. La miniatura es de la serie “Autos Inolvidables Argentinos” de Salvat, con retoques de color en sus interiores.



CRUISER


sábado, 13 de julio de 2019

CHEVROLET CAMARO (1969)

En el año 1969 se presentó un Camaro que a pesar de ser considerado de la primera generación, sólo conservaba del modelo del año anterior el capó y la tapa del maletero. Todas las demás piezas de chapa de la carrocería habían sido reformuladas.



Esta versión es considerada por muchos como la más linda de la primera generación, y por otros incluso como el Chevrolet más hermoso de todos los tiempos.



Al mismo tiempo fue el más exitoso en ventas de todos los Camaro de primera generación. Se trató de un modelo efímero, que sólo se produjo ese año ya que en 1970 se presentó la segunda serie del coche con un rediseño radical.



Mantenía la transmisión del modelo del año anterior, y los principales componentes mecánicos. La parrilla tenía forma de “V” con dos faros redondos empotrados. Los rediseños de guardabarros le daban aspecto mas ancho, bajo y pesado.



Algunas unidades (sólo 206) equiparon frenos a discos en las cuatro ruedas, a fin de homologarlas para las carreras de la categoría Trans Am.



Otras versiones fueron las Super Sport (SS), Rally Sport (RS) Z28 (de alta performance), Yenko, SS 427, COPO y ZL1. Todas ellas con elementos distintivos en la carrocería, incluso con franjas de color en la pintura.



La miniatura pertenece a la colección mexicana, y tiene retoques de color en interiores.



CRUISER



miércoles, 10 de julio de 2019

ALFA ROMEO 164 3.0 V6 (1992)


El Alfa Romeo 164 fue diseñado por Pininfarina, y producido por la marca italiana entre 1988 y 1997.



Reemplazaba tanto a los anteriores Alfa Romeo 90 como a los Alfa Romeo Alfa 6.



Fue presentado al público por primera vez en 1987 en el Salón del Automóvil de Frankfurt. Se consideraba al “164” como el primero de una nueva generación de Alfa Romeo. Eran parte del desarrollo conjunto por parte de FIAT (dueña de la marca en esos años) de los Saab 9000, Lancia Thema y Fiat Croma, a fin de reducir costos.



El diseño de este coche tienen una historia particular. El encargo de Alfa Romeo a Pininfarina consideraba no basar las líneas del nuevo coche en otras preexistentes de la marca sino empezar desde cero en una hoja en blanco. Pero se dio la situación de que Pininfarina había estado trabajando en el diseño que se destinaría al Peugeot 405, los cuales no habían sido aún aprobados por la casa francesa. Debido a la premura de Alfa Romeo por tener finalizado el proyecto, Pininfarina adaptó rápidamente los bocetos existentes que Peugeot no había aprobado a la imagen de marca de la casa italiana.




Poco después Peugeot confirmó a Pininfarina la aprobación de su proyecto para su 405, dando origen a uno de los malentendidos más famosos del mundo del diseño. A causa de esta situación, y al terminar pareciéndose tanto los dos productos finales, Peugeot decidió dar por finalizada la relación de décadas con el estudio Pininfarina.



Las versiones de seis cilindros en V y tres litros de capacidad cúbica fueron producidas en varias series. Para 1992, que es el año al cual pertenece la miniatura de Minichamps que estamos viendo, había tres opciones disponibles con esa motorización: uno de 12 válvulas, y dos de 24 válvulas, con potencias de 200, 211 y 232 caballos respectivamente. 



El 164 fue un coche exitoso en Europa. Fue elegido por los conductores que buscaban una berlina deportiva y de grandes prestaciones, y que estaban un poco cansados de las líneas conservadoras de los coches alemanes de ese segmento.



Un total de 273.857 unidades del 164 fueron producidas. Fue además el último Alfa Romeo en venderse en los Estados Unidos.

CRUISER


domingo, 7 de julio de 2019

LANCIA APPIA SERIE 3 (1959)

La tercera generación del Lancia Appia hizo su aparición en el Salón de Ginebra de 1959. El diseño era obra de Piero Castagnero, quien había diseñado la serie anterior, y combina partes redondeadas con otras rectas.



La parrilla vertical ahora se hace horizontal, y sus volúmenes de tricuerpo aparecen más afilados que en la generación anterior.



Puertas adentro, el espacio se hizo mas generoso. Presentaba tapizados de cuero y un nuevo instrumental, que incluía la posibilidad de adaptar cualquier autorradios estándar.



Un embrague automático Saxomat era opcional, a cambio del pago de 90.000 liras extras. La potencia del motor se elevó a 48 HP mediante un aumento en la relación de compresión. También había cambios en diámetros de llantas. Los frenos fueron mejorados. La velocidad máxima pasó de 128 a 132 km/h.



El motor seguía siendo el 4 cilindros en V de 1089cc. La transmisión era trasera con caja de cuarta. La distancia entre ejes era de 251cm. y su peso en ordfen de marcha, 960 kg.



Esta tercera serie se produjo entre marzo de 1959 y abril de 1963. En 1961 sus ventas comenzaron a descender y en 1962 la tendencia se acentuó. Su imagen denotaba antigüedad y la competencia con modelos importados era feroz.



Fue reemplazado en la oferta de la marca por el modelo Fulvia.



La miniatura es marca Norev.


CRUISER

jueves, 4 de julio de 2019

FIAT DUNA S (1988)

El Fiat Duna fue un coche del segmento B producido en Italia y Sudamérica, y vendido en mercados de Agrentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Venezuela e Italia. En Algunos países fue llamado Fiat Premio. Existió en versiones de dos y cuatro puertas, y era un derivado directo del Fiat Uno, en la práctica, se trataba de un Uno tricuerpo. También estaba la versión “Weekend”, que era una rural de cinco puertas, y al final de su vida comercial se agregó una pickup, aunque algunos la consideran derivada del Uno y no del Duna, que para el caso la diferencia sería imposible de determinar.



Una particularidad del Duna en Argentina fue que aquí fue presentado con anterioridad al Fiat Uno (En Italia el Uno se vendía desde 1983) por lo cual el público no lo consideró “un Uno con cola” sino que al Uno lo tomó en su momento como “Un Duna sin cola”.



Se destacaba por su silueta en cuña, y por ser el primer auto de la década de los 80s en presentar la línea de “baúl alto”, lo que provocó que su particular silueta no fuera del agrado de todos, y que necesitara de un acostumbramiento del público a la misma, cosa que ocurrió luego de que la modalidad se impusiera en muchos coches de finales de esa década y principios de la de los 90s, y fuera regla en caso de sedanes regionales derivados de bicuerpos de origen europeo.



El baúl alto le confería una excelente capacidad (insólitos 503 litros), y fue uno de los ítems en los que el Duna se destacó. Otra de sus características eran la amplitud interior, apta para cuatro pasajeros cómodamente instalados, y la buena visibilidad hacia delante y los costados que proporcionaba su gran superficie acristalada. La única escobilla limpiaparabrisas era una novedad y cumplía adecuadamente su función.




En Argentina el Duna sólo se produjo en su versión de cuatro puertas, en diferentes variantes de equipamiento. Fue producido por SEVEL, y venía a reemplazar al veterano Fiat 128 Super Europa. De este coche tomaba su motor, el confiable y aún moderno 1.300cc. con el cual también se vendía en Italia. Su presentación al público en Italia fue en 1986, y se fabricó allá hasta 1991. En Argentina se presentó en 1988 y se produjo hasta 2001, adaptando aquí dos restylings sucesivos que no se vieron en el Viejo Continente, uno en 1992 y el último en 1997.



La versión que estamos viendo en la miniatura de la colección “Autos Inolvidables Argentinos” de Salvat corresponde al Duna S, que era la base de la oferta, complementada con los SC y SCV. (“Super”, “Super Confort” y “Super Confort Veloce”). Existía además la SD que era un S pero con motor Diesel también de 1300cc. La versión SCV fue reemplazada mas adelante por la SCR.



El Duna S era el caballo de batalla de SEVEL, que por aquellos años peleaba el mercado de autos chicos con Fiat y de medianos con Peugeot, a excepción del Regatta, que era un mediano de Fiat. Nuevas versiones y motorizaciones fueron apareciendo en el transcurso del tiempo. El Duna S era básico, carecía de cuentavueltas y de medidor de temperatura del motor, además de no tener aire acondicionado ni espejo retrovisor derecho. Todos esos elementos aparecían en la versión SC.



El coeficiente de penetración aerodinámica del Duna era muy bueno (Cx 0,34) y eso favorecía su velocidad máxima y su consumo contenido. El motor había sido muy probado y mejorado durante la extensa vida del 128 y se mostraba muy adecuado para el nuevo coche. Aceleraba de 0 a 100 en 15 segundos y llegaba a una máxima de 150 km/h.



A la miniatura de origen IXO se le debe reconocer la fineza y exactitud del molde, y la cantidad de detalles tenidos en cuenta para replicar la versión argentina del modelo. Falla en los interiores totalmente negro, como es norma en esta colección. Los he pintado y retocado también los agujeros en llantas, al tiempo que pinté el escape de color plata.

CRUISER