martes, 16 de octubre de 2018

RENAULT 9 RL (1994)

El Renault 9 fue parte de la postergada renovación generacional de Renault para sus productos en Argentina. Si bien el Renault 18 era un producto reciente y su lanzamiento había sido prácticamente en simultáneo con Francia, se trataba de un mediano bastante caro para le época, y la base de la oferta seguía estando ocupada por el veterano Renault 12.



El lanzamiento de la dupla 9/11 se vió postergada en nuestro país. Si bien las pruebas del vehículo en el territorio se venía haciendo desde 1983, hubo que esperar hasta 1987 para que el Renault 9 se produjera localmente.



El Renault 9 se presentó en varias versiones, ocupando todo el espectro de la oferta, y con dos opciones de motorización, el 1,4 compartido con el Renault 12, y el nuevo 1,6 derivado del anterior, que posteriormente también pasaría a equipar al 12. Se trataba de motores varilleros, no muy vanguardistas pero si confiables y prácticamente irrompibles, por lo cual el Renault 9 heredó la buena fama de su veterano predecesor.



Con el paso de los años el 9 ganó un restyling de media vida que le brindaba un nuevo frontal, que ahora sí lo igualaba con el del Renault 11- Faros trapezoidales, parrilla parcialmente cubierta por una pieza ciega de plástico, y ópticas traseras de tono fumé. Ese rediseño intentaba emparentar la gama y dar un “look” de familia para emparentarlo con el Renault 21.



En 1994 se discontinuaron los modelos 11 y 12, y todas las apuestas de la fábrica eran al 9, que también fue reposicionado como entrada de gama, ya que paralelamente aparecían en el mercado los primeros Renault 19, al principio importados desde Francia y luego fabricados en la planta de Santa Isabel, provincia de Córdoba.



La versión RL del 9 era básica. El aire acondicionado era opcional. Los paragolpes eran de plástico negro, al igual que las manijas de las puertas.




Por dentro, el instrumental era bastante completo para un modelo base, y tenía las mismas cualidades que lo habían hecho el modelo elegido por familias de clase media, taxistas y remiseros, es decir una buena visibilidad, y capacidad interior, complementado con un baúl de generosas dimensiones cuya capacidad no se limitaba con la rueda de auxilio, que iba ubicada exteriormente bajo el piso del mismo.



El único motor disponible era el de 1.565cc que entregaba 63CV de potencia. La caja era de cinco merchas, y los frenos delanteros eran a discos. La velocidad máxima llegaba a los 150 km/h, favorecido por su bajo peso.



En 1996 el coche se dejó de ofrecer y su lugar lo ocuparon las versiones más básicas del Renault 19, luego de haber convivido ambos modelos en el mercado por algunos años. El Renault 9 se mantuvo a la venta por diez años, durante los cuales se produjeron 144.262 unidades.



La miniatura es de la serie “Autos Inolvidables Argentinos” de Salvat, y presenta los acostumbrados retoques en interiores, escapes y sombreados de tazas plásticas. Es un buen trabajo de la editorial, que presentó un molde totalmente nuevo y en una versión complementaria a la que conocíamos previamente, que correspondía al modelo anterior. Llama la atención una notable diferencia que presentan ambos modelos en los techos, siendo el de este Salvat bastante mas chico que el anterior, presentando los pilares laterales una inclinación quizás un poquito exagerada. Por lo demás, los detalles en los que han trabajado han quedado muy bien.

CRUISER



sábado, 13 de octubre de 2018

CHEVROLET KADETT HATCH SL 1,8 (1991)

El Chevrolet Kadett fué un éxito en Brasil. Introducido en 1989 con el objetivo de reemplazar al veterano Chevette, terminó coexistiendo con éste en el mercado por algunos años más debido al éxito y la excelente relación precio/producto del veterano modelo.



La versión que estamos viendo, SL 1,8, corresponde al año 1991. Se diferenciaba exteriormente de los otros modelos de la línea, ya que presentaba llantas especiales y los parachoques eran del color de la carrocería.



Esta versión se exportó a los países de la región (excepto Chile). A Argentina llegó con un precio poco competitivo lamentablemente. El mercado en ese segmento estaba dominado por Renault y Ford, con productos confiables y probados, y el público en extremo conservador prefería lo bueno conocido. De todas maneras la prensa especializada ponderó sus prestaciones y calidad, y la función del Kadett en nuestro país fue allanar el camino para el regreso de la marca, que a poco se reinstaló en el país, produciendo principalmente el producto Corsa, que pasó a liderar el mercado.



Su motor de 1,8 litros y 98CV era muy confiable. Se trataba de un cuatro cilindros en línea de 8 válvulas. La caja era manual de cinco marchas, tenía frenos delanteros a disco y traseros de tambor.



Medía 4,00 metros de largo, 1,665 de ancho y 1,39 de alto, con una distancia entre ejes de 2,52.



Su interior era confortable y amplio, solamente se le criticaba la exigua capacidad del baúl, en comparación con coches de la competencia.



Dinámicamente se comportaba muy bien, la estabilidad era uno de sus puntos importantes. Era confortable y seguro en ruta, y muy cómodo para el uso citadino. Como contrapartida, el instrumental era básico, aunque las terminaciones eran buenas.



La miniatura pertenece a la colección Chevrolet que Salvat edita en Brasil. Es complementaria a la que apareció en la serie “Autos Inesqueciveis” ya que aquella era la versión más básica, con parachoques plásticos. Al igual que otras miniaturas de la serie, protagonizó no pocas polémicas entre los aficionados del vecino país. En 1991 el modelo se había reestilizado, y el nuevo Kadett tenía una parrilla distinta. El cambio iba a compañado con parachoques color carrocería. Esta unidad en escala presenta rasgos propios del modelo reestilizado, pero tiene la parrilla de la versión original. Con mucha voluntad, podría tratarse de una de las últimas unidades de la versión "A" con algunos rasgos de la "B". Presenta llantas que no corresponden tampoco al modelo, por lo cual he debido intercambiarlas con la versión Ipanema, para que de esta manera quede calzado con las que debió tener de fábrica.



Completé los retoques con coloreado de interiores y antena.




CRUISER

miércoles, 10 de octubre de 2018

AUTO UNION DKW FRONTAL 1000 (1962)

En la fábrica de Sauce Viejo perteneciente a Industria Automotriz Santa Fe S.A. (IASFSA) se produjo además del sedán 1000S, las familiares Universal, y el deportivo Fissore, los utilitarios que derivaban de aquella misma plataforma, los modelos Frontal en versiones Furgón, Kombi y Pick Up. Se trataba de un caso similar al de los productos Volkswagen contemporáneos, en el sentido de que partiendo de una misma plataforma se producía un abanico de modelos que abarcaba todas las opciones de la gama baja del mercado.



La factoría santafesina producía los vehículos con licencia de la casa central de la marca, de Ingolstadt, Alemania, empresa que participó desde el principio con la integración del capital mediante el aporte de maquinarias y equipos.



La fábrica ocupaba 1.500 personas y había unos quince técnicos alemanes radicados en la zona. En su predio de 33 hectáreas tenía casi 40.000 m2 cubiertos, donde se producían 35 coches por día.



El modelo “Frontal Auto Union 1000” se presentó en 1969. Muy pronto su precio accesible, sumado a la confiabilidad de su mecánica y la inteligente resolución de su cabina, que priorizaba el espacio de carga, la comodidad y la visibilidad en la cabina.



La versión que estamos viendo corresponde al furgón cerrado, que compartía sus líneas con el modelo Kombi de pasajeros, pero carecía de aventanamientos en su espacio de carga.



El impulsor era el conocido “mil” de dos tiempos y tres cilindros en línea y “sólo seis piezas móviles”. Sus líneas eran simples y racionales, no tenía adornos superfluos, y su maniobrabilidad y economía lo hicieron elegido para cumplir tareas tanto en ámbitos rurales como en las ciudades.



Debido a su baja velocidad, los frenos a tambor cumplían muy bien su cometido. El combustible que utilizaba era nafta común mezclada con aceite. Rendía 10,6 kilómetros por litro de mezcla en ciudad. La caja era de cuatro marchas con cambios al volante.



La miniatura de la colección de vehículos de Servicio que edita Salvat en Argentina reproduce una unidad que perteneció a la firma de electrodomésticos “Favaretto” de la ciudad de Paraná. Estaba pintada con la publicidad de los televisores “Zenith” y sin dudas se dedicaba al servicio técnico de dichos aparatos, que por entonces empezaban a poblar los hogares argentinos convirtiéndose en un nuevo miembro de las familias.



Tiene retoques de color en los interiores y sombreado de parrilla.




CRUISER

domingo, 7 de octubre de 2018

MG A TWIN CAM (1958)

La división MG de la British Motor Company produjo el deportivo MG A entre 1955 y 1962.



El auto vino a reemplazar al MG T-Type y representó un estilo totalmente novedoso respecto a sus antecesores de la marca.



Fue presentado oficialmente en el Salón del Automóvil de Frankfort de 1955. En su vida comercial se vendieron un total de 101.081 ejemplares, de las cuales sólo 5.869 se vendieron en el mercado local británico, lo que lo convirtió en el auto inglés con mayor porcentaje de exportación de la historia.



Su diseño se remonta a 1951y es obra de Syd Enever, que lo creó como carrocería aerodinámica para un coche de competición de las 24 horas de Le Mans.



Como su diseño era diferente de los modelos anteriores de la marca, se lo nombró MG “A” como para establecer un nuevo inicio en la historia.



Originalmente la potencia del coche era de 68CV, la que se incrementó hasta 108 en el modelo Twin Cam.



Su motor era delantero central, lo que optimizaba la distribución de pesos en los ejes. El impulsor era un BMC serie B, de 1600cc, con doble árbol de levas a la cabeza y carburadores dobles. El exitoso modelo se convirtió en un clásico y fue sustituído en la oferta por el MG B.  



La miniatura es de la marca Bizarre.



CRUISER


jueves, 4 de octubre de 2018

BUGATTI TYPE 101 (1951)

El Type 101 fue uno de los últimos modelos de la marca Bugatti.



Diseñado por Roland Bugatti, y construído en 1951 en un total de 8 ejemplares, se convirtió en uno de los más famosos y raros de la marca.



Después de la muerte de Jean Bugatti en 1939, y de Ettore Bugatti en 1947, Roland (entonces de 25 años) y Pierre Marco, ex piloto y colaborador de la marca, trataron de continuar con el negocio.



Aunque carecían del genio creativo de Ettore, se las ingeniaron para desarrollar el Type 101 aunque las condiciones económicas de Posguerra distaban de ser óptimas para coches de este estilo.



Partía de la base del Bugatti Type 57 de 1934, la plataforma mas exitosa de la marca en toda su historia. Un carburador Weber reemplazaba al obsoleto Stromberg de antes de la Guerra.



Sólo se vendieron ocho chasis rodantes, carrozados por los especialistas Gangloff Guilloré, Antem y Virgil Exner / Ghia.



La miniatura es del coleccionable francés dedicado a grandes coches locales, y es del grupo Ixo. No tiene retoque alguno, está tal cual sale de la caja. Como de costumbre, se trata de una buena pieza cuyo único punto débil reside en la reproducción de los radios de las llantas. 




CRUISER