domingo, 19 de septiembre de 2021

PEUGEOT 505 GR (1981)

 

En momentos en que las ventas del 504 eran muy buenas, y el auto seguía gozando de la preferencia y aspiración de la clase media argentina, la empresa SEVEL presentó el modelo 505.

 


Sin dudas la aparición de nuevos competidores como el Renault 18 y la nueva línea del Taunus ese mismo año elevó la vara de calidad y modernidad en el mercado local. La carta de la empresa local era traer el mejor candidato para disputar esa pelea, que había sido presentado en Francia en 1979.

 


A diferencia de su par francés, el 505 argentino no contaba con suspensión independiente en las cuatro ruedas sino que tenía el tren trasero de eje rígido, al igual que el 504. Tanto la casa matriz como la filial local juzgaron conveniente y probada esa configuración para los caminos y calles argentinos, y no quisieron correr riesgos ni aumentar la inversión, aprovechando de esta manera componentes mecánicos existentes.

 


Se presentó en dos versiones: la más equipada era la SR, convertida en el coche más caro de los producidos en el país, y la GR que carecía de algunos elementos de confort, como ser el techo corredizo. Ambas utilizaban el mismo motor de 1.971cc del 504, con una potencia de 96CV.

 




En el año de su lanzamiento montaba caja de cambios de cuatro marchas hacia adelante, sincronizadas. Tenía frenos de discos delanteros y tambor atrás, con doble circuito hidráulico con válvula compensadora antibloqueo. La dirección estaba servoasistida sólo en las versiones SR. La integración de autopartes locales era muy alta aún en los primeros meses desde su lanzamiento comercial.

 




Si bien la idea primigenia había sido que el modelo 505 reemplazara al veterano 504, éste, con constantes actualizaciones mínimas, lo sobrevivió en muchos años, debido a que su amortizada estructura y mecánica permitía precios muy convenientes hacia el final de su vida útil.

 


La miniatura de la colección “Autos Inolvidables Argentinos” de Salvat es muy interesante ya que presenta la primera serie producida en Argentina, en este caso en la versión GR. Está realizada con mucha precisión, pero lo sinteriores son completamente negros, por lo cual le agregué color a los mismos a fin de darles mayor presencia.

 


CRUISER

martes, 14 de septiembre de 2021

IES 3CV M83 (1983)

 

En 1980 el autopartista Eduardo Sal Lari adquirió el paquete accionario de Citroën Argentina, que había abandonado el país, quedándose además con todas las piezas de stock que en las instalaciones fabriles habían.

 


Con ese stock ensambló lo que sería el primer modelo de la marca IES, que se llamó 3CV M83, que se comenzó a ensamblar a fines de 1982, siendo entonces el automóvil más barato del mercado argentino.

 


Sin diferencias estéticas ni mecánicas con el último 3CV producido por Citroën, el modelo M28, el nuevo IES sólo se reconocía por los logos y los calcos. Pero se montaba en la bien ganada fama que el noble producto de Citroën tenía entre los usuarios argentinos de coches económicos. Un nuevo cierre de importaciones benefició a la industria local y permitió que automóviles tan desfasados temporalmente como éste volvieran a las calles como alternativa a los de mayor precio.

 


La motorización era la conocida bóxer de dos cilindros y 602cc, con 32CV de potencia. Los frenos eran de cuatro campanas y la caja de cuatro marchas con la conocida palanca en el tablero. Los interiores eran de cuerina negra, tablero y volantes eran idénticos a los del M28. La parrilla era de plástico negro y reemplazaba en su centro a los dos chevrones por un círculo en azul con las letras IES en blanco.

 


Las ventas estuvieron potenciadas por una red de 80 concesionarios en todo el país, y con un plan de ahorro que permitía la adquisición en cuotas, lo que sumado al exiguo precio del coche, lo convirtieron en un éxito. La provisión de repuestos estaba asegurada ya que en todos los casos existían en el mercado desde hacía décadas.

 


A la planta fabril de Citroën en Barracas, se sumó la de IES en Mercedes, ambas en la provincia de Buenos Aires. El modelo M83 fue reemplazado por el M84 (sólo en los calcos externos, ya que nada más que eso variaba) y luego por el primer facelift de importancia que tuvo el coche en toda su historia de producción local, que lo convirtió en el IESAmérica a partir de 1986.

 


La miniatura es de la colección “Autos Inolvidables Argentinos” de Salvat, y reproduce exquisitamente una unidad del muy común color gris casi celeste de los IES de aquellos años.

 


CRUISER

jueves, 9 de septiembre de 2021

DEUTZ D 130 06 (1972)

La paulatina transformación de las parcelas agrícolas familiares de posguerra en unidades mas extensas y complejas trajo aparejada la necesidad de tractores con mayores capacidades de arrastre, y elementos complementarios con mayor cantidad de surcos a fin de economizar horas de trabajo.

 


Sucesivas máquinas con más potencia aparecieron en el mercado y para inicios de la década de los 70s Dautz presentó una nueva línea de tractores. La nueva serie indicaba en letra mayúscula el tipo de combustible (Diésel en el caso de la miniatura que estamos presentando) y los números siguientes la potencia en HP.

 


Complementada con la mayor potencia estaba la doble tracción, las grandes ruedas motrices estaban consiguientemente accionadas con dirección con asistencia hidráulica.

 


El motor era un seis cilindros Diésel de 5.852cc, accionado por una caja sincronizada de dieciséis marchas hacia adelante y siete reversas.

 


Se trataba de una máquina realmente grande, de 4,30m de largo, 2,30 de ancho y 1,98 de alto, pesando 7.500 kg.


 

Se fabricó entre 1972 y 1976.

 


La miniatura es de Universal Hobbies.

 


CRUISER 

sábado, 4 de septiembre de 2021

IME RASTROJERO CONOSUR (1977)

 

En la historia del automóvil mundial existen sinnúmero de rarezas, pero el caso del Rastrojero Conosur debe ser único. Si bien muchas camionetas se han derivado de autos de calle, no debe existir otro caso de un sedán derivado de una camioneta, al menos no uno anterior en el tiempo.

 


El éxito del utilitario Rastrojero lo había llevado a ocupar varios nichos de mercado. Se ofrecía como camioneta con caja de madera, con caja metálica, furgón, y con cabina frontal. También hacía las veces de rural o furgón complementado con cúpulas al efecto. Estaba faltando incursionar en el rubro de sedán convencional.

 


Una industria carrocera ubicada en Quilmes llamada Bernamental encaró el trabajo de convertir en sedanes las camionetas Rastrojero que llegaban desde las instalaciones de IAME (luego IME), en Córdoba. Se utilizaba el mismo frontal, parabrisas y puertas delanteras, pero se adaptaba la continuación del techo, se agregaban puertas traseras y un tercer volumen dedicado al baúl.

 


Mantenía la mecánica Diesel Indenor de 1.946cc con inyección indirecta Bosch. Consumía un litro de gas oil cada 10 kilómetros recorridos. Pesaba 1.150 kilos en vacío, medía 4,39 metros de largo, 1,73 de ancho y 1,63 de alto, con una generosa distancia entre ejes de 2,68 metros. Ambos ejes contaban con frenos a tambor. La suspensión delantera se armaba con paralelogramo deformable, y la trasera era de eje rígido con ballestas longitudinales.

 


Para la realización de las carrocerías, se echó mano de autopartes existentes en el mercado. El Conosur tuvo dos generaciones, y en la primera de ellas, de 1974, las ópticas traseras se inscribían en el final de dos especies de “tailfins” al estilo de los Peugeot 404 o Morris, y precisamente de este último provenían los acrílicos verticales de los pilotos traseros. En 1977 se rediseñó la saga para modernizarla, tomando elementos de diseño del Torino, compartiendo incluso con aquel modelo la tapa del baúl. Se decía que se aprovechaban tales autopartes que eran desechadas por Lutteral cuando construía sus deportivos Comahue.



El Conosur era lo que se dice “un auto feo con ganas”… pero la apariencia no era un factor a tener muy en cuenta por quienes los adquirían. De mediados a fines de los 70s era muy común verlos cumpliendo sus funciones de taxi en las grandes ciudades argentinas. Si alguna vez hubo un taxi netamente local –salvando las distancias, a la manera de los Austin londinenses-, ése fue el Rastrojero Conosur. Con sus sillones corridos delanteros y traseros era capaz de transportar seis pasajeros en su interior.

 


También fue utilizado por flotas de reparticiones oficiales, como el que estamos viendo, que reproduce un ejemplar expuesto en el Museo de la Industria de Córdoba, y perteneció a la Secretaría de Deportes de la provincia mediterránea. 



La miniatura está bastante bien resuelta, aunque puesto lado a lado difiere con las versiones pickup del modelo en puertas delanteras, parabrisas y techos, cuando en la realidad tales piezas debieron ser las mismas exactamente. De todas maneras es una muy agradable sorpresa de la colección, y un molde que se agradece enormemente ya que el interés que conlleva para cualquier aficionado a la “fauna” automotriz local es enorme.

 

CRUISER

lunes, 30 de agosto de 2021

VOLKSWAGEN GOL 1,9 SD (1998)

En el año 1998 el exitoso VW Gol estrenó dos novedades: la inédita carrocería de cinco puertas, por primera vez en la historia del modelo, y el motor 1,9 SD que equipaba al Polo y que venía a reemplazar al veterano 1,6 Diesel.

 


La generación aparecida en 1996 (llamada “bolinha” en Brasil) había modernizado la apariencia del modelo, aunque su plataforma y motores databan de principio de la década de los 80s. La disposición del motor seguía siendo longitudinal, por lo que el nuevo impulsor, mas voluminoso que el anterior, debió ser colocado “con calzador” y para poder ubicarlo se debió realizar una moldura ad hoc en el capó para alojar la tapa de la correa de distribución. Esa pieza de carrocería era compartida con el modelo Gol GTi.  

 


El equipamiento del Gol era básico, pero contaba con elementos tales como aire acondicionado y dirección asistida, que era muy útil a la hora de maniobrar un coche liviano pero con un impulsor tan pesado como el 1,9 Diesel.

 


El SD 1,9 atmosférico equipaba también a las Kombi gasoleras brasileñas. Se trataba de una planta motriz que erogaba 64 caballos, muy noble, robusta y económica. El coche resultaba así muy rendidor y de bajísimo costo de mantenimiento.

 


Estas cualidades contribuyeron a colocar al Gol al tope de las ventas en Argentina. Su gama era muy completa, incluía versiones de tres y cinco puertas, la pickup Saveiro y el familiar Country. Dejaba lejos a sus competidores de segmento, que no poseían tan variado abanico de ofertas de configuraciones y motores.

 


El Gol 1,9 SD tenía una autonomía de 1000 kilómetros con un tanque lleno. Sus prestaciones mejoraban mucho las de el antiguo impulsor 1,6 de 54CV, y tenía un interesante torque de 12,7 kgm a 3000 RPM.

 


En los interiores presentaba muchas curvas. El diseño era moderno pero los materiales no eran de la mejor calidad, en función de su perfil de auto económico. La posición de manejo no tenía regulación de volante, por lo cual había conductores a los que no les resultaba la mejor.

 


Tenía tracción delantera, caja de 5 velocidades, suspensión delantera independiente y trasera semi independiente. La velocidad máxima era de 155 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h que demandaba 16,5 segundos.

 


La miniatura es de la colección Autos Inolvidables Argentinos de Salvat, aunque lamentablemente olvidaron hacerle la protuberancia en el capó.  

 

CRUISER