lunes, 21 de junio de 2021

RENAULT 12 TL (1989)

Próximo a cumplir las dos décadas de vida en el mercado argentino, y habiendo sido discontinuado hacía mucho tiempo en Francia, el Renault 12 seguía siendo un “superventas” local.

 


Sin grandes cambios en sus líneas desde su aparición, el “12” tenía que tratar de renovarse periodicamente aunque sin grandes inversiones por parte de la filial local de la empresa francesa a fin de mantener su éxito.

 


En 1983 recibió un leve lavado de cara, que incluyó la aparición de dos pares de ópticas redondas en su frontal, configuración inédita en el modelo del Rombo, pero con antecedentes en los construidos enRumania bajo la marca Dacia.

 


Los cambios que se fueron sucediendo en los años siguientes también incluían nuevos paragolpes con punteras plásticas y chapa pintada de negro, a fin de evitar el costo de los cromados. Baguetas laterales de goma y modificaciones en el instrumental.

 




Con el modelo “18” como tope de oferta, la terminal local posicionó al “12” como modelo de entrada de gama, abaratando los costos de producción para acomodar su precio.

 


La versión “TL” era la más accesible que la “TS” y la más conveniente en su relación precio/producto y su valor de reventa. Posteriormente y acompañando los difíciles meses de la hiperinflación, una versión muy básica llamada “L” hizo su aparición.

 


El motor era el varillero de 1,4 litros y 63 caballos, complementado con una caja de 5 marchas a partir de 1988. El Renault 12 fue en aquellos años un vehículo muy utilizado por flotas de taxis y remiserías.

 


La miniatura es de la colección “Autos Inolvidables Argentinos” de Salvat y cuenta con un nivel de terminaciones superior al resto de la serie, viniendo con color en los tapizados y hasta con desempañador de luneta.

 

CRUISER 

miércoles, 16 de junio de 2021

 

La temporada 1978 del Turismo de Carretera fue la número 36 desde el nacimiento de esa categoría. Como en años anteriores, un requisito para campeonar era al menos haber obtenido un triunfo durante el año.

 


El piloto ramallense Juan María Traverso no solo obtuvo ese triunfo sino cuatro mas, alzándose con las últimas 5 fechas de las 15 en disputa ese año. El equipo official Ford se adjudicaba el quinto campeonato consecutivo de los 7 que lograría en la década de los 70s.

 


Eran los años en los que los carburadores se ubicaban en el exterior del capó, conformando aquellos llamativos “periscopios” que sobresalían por encima de la altura de los techos. La performance era obtenida en base a potencia de los impulsores, que los preparadores desarrollaban con mucha habilidad aplicada. Al combinarse todavía circuitos ruteros con pistas, los desarrollos específicos de chasis y suspensiones no tenían tanta gravitación como los de los motores.

El Falcon de Traverso tenía la típica trompa aerodinámica de plástico. En el sector trasero debajo de la pintura se adivinaban los acrílicos de las luces que habían debutado con el restyling de 1973. En 1978 los Falcon de calle recibían también un nuevo rediseño que afectaba a sus sectores frontal y posterior.


También en la temporada 1978 recrudecía el conflicto entre el Automóvil Club Argentino (ACA) y la Confederación Argentina de Automovilismo Deportivo (CADAD) promovido a causa del intento del ACA de retomar el control del TC. El ACA comenzaba ese año a dar forma a una nueva categoría con coches de turismo de hasta 2 litros de cilindrada, dando origen a lo que luego se llamaría “TC 2000”.


El Campeonato de 1978 de Traverso fue el segundo de su carrera. El equipo de José Miguel Herceg era el encargado de la preparación de su Falcon que pertenecía al team oficial de la marca.

 


La miniatura es de la colección “TC” de la editorial Planeta de Agostini, y la quise agregar a mi colección (que no incluye muchos modelos “repetidos”) por tratarse de un lindo representante de los TC “con periscopio”.


El único retoque que le hice fue la pintura de color aluminio en los escapes laterales. 


CRUISER

 

 

sábado, 12 de junio de 2021

FIAT UNO SCR (1992)

 

En el tercer año de su vida comercial el exitoso Uno de Fiat producido por SEVEL, sufrió su primer restyling. Bien recibido por el público, exteriormente presentaba nuevos faros, más estilizados y una nueva parrilla, de color de la carrocería.

 


Al mismo tiempo se presentaba la versión cinco puertas, la denominada SCR. Las llantas de aleación eran de serie en los de tres puertas y opcionales en los de cinco. Los cambios estéticos le confirieron modernidad sin perder la deportividad que caracterizaba al modelo.

 

La versión SCR fue producida hasta 1996. En 1997 el modelo Palio reemplaza al Uno, y éste fue reposicionado con menor equipamiento como entrada de gama, y ahí quedó sorprendentemente hasta bien entrada la segunda década del nuevo milenio.

 


En los bajos del paragolpes delantero se ubicaban faros rompenieblas debajo de un plano vidriado, lo que conformaba un llamativo conjunto y le confería gran calidad percibida.


Es de recalcar que todos estos cambios se producían sobre las líneas originales del Uno, que no siguió en Sudamérica el restyling profundo que sufrió en Italia. Así y todo, entre 1992 y 1996 era el auto mas requerido por el público, y la fábrica no alcanzaba a abastecer la demanda, en unos años en los que la crisis crónica remitió un poco y el país acusaba signos de reactivación económica.

 

Las llantas de 13 pulgadas eran novedosas, al igual que los nuevos espejos retrovisores. El tablero también había sido repasado presentando mayor calidad percibida, las suspensiones traseras se habían bajado un tanto, mejorando el “stance” del coche y nuevos colores de pintura equipaban la gama.

 

El motor Tipo 1.6 rendía 89 caballos, siete mas que el 1,5 anterior, asociado a una caja de 5 marchas. Llegaba a los 172 km/h con una aceleración de 0 a 100 en 12,2 segundos.

 

La miniatura es de Salvat para su colección 80´s 90´s, con retoques de color en interiores.

 

CRUISER

miércoles, 9 de junio de 2021

FIAT 800 SPIDER (1966)

 

Muy buscado hoy por los coleccionistas, el Fiat 800 Spider fue el primer y único convertible de serie fabricado en Argentina. Lo produjo Fiat Concord entre 1966 y 1969, en un total de 1201 ejemplares.

 


El Spider fue presentado conjuntamente con la versión coupé. Ambos diseños eran obra del carrocero italiano Vignale, y se emparentaban con el coupé 850 europeo. Ambos modelos reemplazaban al anterior modelo “770”, con algunas diferencias en el diseño y mejoras en los motores.



El impulsor estaba ubicando en el sector trasero, y era similar al del Fiat 600. Tenía 797cc y su potencia alcanzaba los 40CV. Eran cuatro cilindros de 62mm de diámetro y 66mm de carrera.



La caja de velocidades era de cuatro marchas hacia adelante y marcha atrás. Las suspensiones delatera y trasera eran independientes con resortes helicoidales y amortiguadores hidráulicos. En las cuatro ruedas había frenos de tambor y la dirección era de tipo de tornillo sinfín.


El Spider medía 3.68m de largo, 1,43 de ancho y 1,32 de altura, con una distancia entre ejes de 2,00m.  Pesaba 695 kg. Alcanzaba una velocidad final de 120 km/h. 

 


La miniatura es de la serie “Autos Inolvidables Argentinos” de la editorial Salvat, y tiene retoques en llantas y tablero.




CRUISER

sábado, 5 de junio de 2021

ENIAK DURANGO 4x4 (1986)

 

Para el año 1982 las importaciones habían sido una vez mas limitadas por el gobierno argentino, por lo cual las pickups medianas japonesas ya no se ofrecían en el mercado. Su nicho era cómodamente ocupado por los utilitarios de Peugeot prácticamente sin competencia.

 


Ningún vehículo de este tipo y con tracción integral se vendía en el mercado local, hasta que la empresa Eniak desarrolló su modelo Durango, que se convirtió en el primer utilitario de tracción en las cuatro ruedas fabricado en serie en Argentina.

 


La empresa, que producía el pintoresco “Antique” volvió a asociarse con la VW local a fin de utilizar componentes de coches que la empresa alemana fabricaba en el país. La cabina de la Durango no era ni mas ni menos que una adaptación de la carrocería del VW 1500. Estas llegaban a los talleres de Eniak en el barrio porteño de Mataderos, donde se las cortaba y se le agregaba una modificación detrás del pilar B, que incluía una luneta plana.



El chasis de largueros era de diseño local y sobre él se montaba la cabina, una caja de diseño propio que se inspiraba en la de la Toyota Hilux contemporánea, y la mecánica proveniente también del VW 1500, que era un 1,8 litros acoplado a una caja de 4 marchas. Opcionalmente se podía adquirir con el motor Falcon de 3.6 litros o el 2,3 Diesel del Peugeot 504.


En el frontal de la carrocaría existía un gran spoiler inferior. Las ópticas eran provenientes del Gacel y la parrilla era de plástico de diseño específico.


La camioneta tenía un gran despeje y excelentes ángulos de entrada y salida (60 y 35 grados respectivamente), complementada con neumáticos “off road”. Las llantas de 16 pulgadas de color blanco eran provistas por un autopartista local y encarnaban la moda de aquellos años.


La velocidad máxima era de 116 km/h y con el motor 1,8 desarrollaba una potencia de 76 caballos. Medía 4,70 metros de largo, 1,75 de ancho y 1,79 de alto. La caja medía dos metros de largo y la distancia entre ejes era de 2,80.  Las suspensiones eran de ejes rígidos con ballestas tanto adelante como atrás. Los frenos delanteros eran de discos y los traseros de tambor.

 


En 1987 Eniak ofreció la “Durango 1000” de tracción simple y capacidad de carga de una tonelada. A pesar de ser muy buenos productos, la suerte económica de Eniak estaba íntimamente relacionada con multiplicidad de pequeñas empresas locales que no resistieron la hiperinflación de 1989-91 y quebró, desapareciendo sus modelos de la oferta.



La miniatura es una muy linda sorpresa de la colección “Autos Inolvidables Argentinos 80-90” de Salvat. Aunque como suele suceder en el caso del fabricante de estas miniaturas, los diseños de los moldes inexplicablemente carecen de lógica en algunos casos. A pesar de tener como punto de partida las excelentes representaciones de los Dodge 1500/1800 tanto argentinos como brasileños, para realizar este modelo han partido desde cero, y la cabina, que debería ser idéntica a las de aquéllos, es bastante diferente, dificultando la relación con los mismos puestos lado a lado en la vitrina.

Tiene retoques de pintura en interiores y en la máscara negra de la parrilla.

CRUISER