lunes, 15 de enero de 2018

CHEVROLET OPALA SS (1975)

Nacido en 1971, tres años después de su presentación en versión cuatro puertas, el Opala coupé muy pronto se convirtió en el deportivo más deseado por los brasileños.




Su dieseño trasero, de silueta intermedia entre un dos y un tres volúmenes con esa caída semi fastback, lo hacía muy distinto y más aerodinámico que su hermano de cuatro puertas.



Por aquellos años los brasileños aficionados al automóvil estaban de parabienes: Pilotos locales se destacaban en el mundo. Emerson Fittipaldi se convirtió en el primer compatriota en ganar un título mundial de Fórmula 1 y en el primero de varios pilotos en descollar en la máxima categoría del automovilismo mundial.



A la innata inclinación del automovilista brasileño por la deportividad, las fábricas comenzaron a dar respuesta mediante automóviles de espíritu deportivo. Con tan pocas alternativas de modelos de producción, se trataba de lanzar líneas especiales de sus coches de serie, más o menos potenciados, y por lo general con agregados de fajas de pintura negra, que destacaban algunas líneas.



Aquellas grafías eran útiles para distinguir los modelos, ya que por lo general se cambiaban muy a menudo y en correspondencia con cada año. El coche que inauguró aquella moda era un viejo Simca, llamado Chrysler Esplanada GTX. A poco se sumó el Opala. A diferencia del Chrysler, el modelo de GM era mucho mas moderno y más veloz también. Su competencia, el Corcel de Ford, se ubicaba en un segmento inferior, por su modesto impulsor de 1500cc.



El Opala presentaba el motor de seis cilindros en línea, similar al que en Argentina equipaba a los Chevy. La versión deportiva del Opala se llamó SS, para equipararla a los míticos modelos americanos que ostentaban ese nombre (Camaro, Chevelle, Nova). La serie SS de Opala se produjo hasta 1980. El que vemos en esta entrada es el correspondiente al año 1975. Esa versión presentaba el capó de color negro mate, y unas características franjas laterales en el sector superior de los guardabarros traseros, dividida en cuatro partes. Esta versión se conoció popularmente como Tigrão”.



Su presentación coincidió con un facelift aplicado al modelo, también en su versión cuatro puertas, que consistía en una parrilla rectangular que estaba independizada de los faros, y avanzaba levemente respecto a ellos. Las siglas “SS” se ubicaban en el centro, al igual que en los modelos que tomaba como referencia.



La maqueta corresponde a la serie “Chevrolet Collection” editada por Salvat de Brasil.


CRUISER

14 comentarios:

  1. Un modelo "pintón" que ganaría una barbaridad si tuviese limpiaparabrisas en fotograbado... Algo para hacer uno mismo, claro.

    El resto puntúa bien!
    Este modelo es un "muscle" a la brasileña, no? Me he quedado un poco con las ganas de saber sus prestaciones.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Antonio. Efectivamente, es una especie de "Muscle car" brasileño, aún siendo un coche de procedencia europea. Quizás el único coche que podría calificar dentro de aquél grupo sería el Dodge Dart en sus versiones coupé y Charger. Pero muy lejos de los Opala en volumen de ventas, presencia en las calles y recuerdo que han dejado en el sentimiento de los usuarios del país vecino. No es el primer Opala SS que vemos aquí ni el último, ya que Salvat de Brasil los está editando a todos. Creo que en otras entradas ya hemos visto la parte mecánica, que básicamente en estos deportivos era la misma. El motor "250-S" era un seis cilindros en línea de 4,1 litros, con el que llegaba según la fábrica, a 190 km/h.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Como dato pintoresco adicional, recuerdo cuando viajaba a Brasil décadas atrás y encontraba en las calles esa "fauna automotor" tan pintoresca y particular, distinta a todo lo conocido, tanto los Opala/Comodoro como los Ford Corcel/Del Rey me llamaban muchísimo la atención, porque por lo general, los modelos Ford o Chevrolet del resto del mundo eran copias de otros existentes en Estados Unidos o Europa. Pero los Opala o los Corcel eran distintos a todo, yo -era mucho mas joven además, y era previo a la actual era de la información digital- no alcanzaba a entender
    de qué modelos derivaban aquellos coches que llenaban las calles y que eran tan elegidos por los automovilistas. El Opala, por ejemplo, era un coche con una imagen típicamente americana, pero su tamaño no correspondía, ya que se trataba un sedán mediano sin par en la industria norteamericana. Bueno, con el correr de los años entendí el origen tanto de éste como de los Ford brasileños.

    ResponderEliminar
  4. Los Chevy Opala dejaron en Chile un muy buen recuerdo de ser coches muy aguantadores sobre todo su mecánica con servo-frenos sistema encendido electrónico dirección asistida todo original gran parte de sus dueños agregaron una tercera luz roji-blanca atrás imitando a los Chevy Impalas americanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, las cuatro ópticas traseras eran inspiración Corvette, con dos grupos de tres se asemejaría a un Impala.
      Saludos!

      Eliminar
  5. La base de este modelo tan éxitoso es del Opel Rekord del mismo año 1975 con modificaciones en su diseño. En la maqueta la máscara no es muy real porque el original era negra entera y al centro tenía la sigla SS. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidadad todos los Opala, del primero al último, están basados en el Rekord C, que en Alemania se construyó desde el 67 al 71, con algunas variantes, siendo reemplazado por el Rekord D en 1972. En Brasil el Opala nunca recibió actualizaciones generacionales sino que fue reemplazado por el Omega, a mediados de los 90s. Respecto a la grilla delantera, pudo haber alguna totalmente negra, pero en el modelo real que acompaña la entrada se ve que la tiene con las lamas cromadas al igual que las de la miniatura. El que la traía completamente negra era el modelo siguiente, de 1976.
      Saludos!

      Eliminar
  6. Otra de los grandes de General Motors, este Rekord ala Brasileña me gusta su pintura que le sienta muy bien con esas lineas en negro que le dan un plus.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy típico de los 70s. Un auto brasilero sin franjas negras no era un deportivo. Bueno, la moda venía de Europa y de USA también.
      Saludos!

      Eliminar
  7. yo me quedè pensando en las performance de este opala,
    queda claro que es màs chico que nuestro chevy,
    pero con el mismo motor, segùn entendì.
    eso quiere decir que era un pequeño misil, mucho màs agil que nuestro chevy.
    o andaba despacio por la nafta brasileña de menor octanaje?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé cuánto daba el Chevy, pero éste tiraba hasta los 190. Puede ser que la nafta hiciera una diferencia, seguramante, siempre se dijo que la de Brasil era bastante inferior en octanos.
      Saludos!

      Eliminar
    2. En verdad el modelo de la miniatura es un "SS4" según se ve en el calco de los guardabarros. El SS4 tenía el motor de cuatro cilindros y 2500cc, el SS6 tenía el 4,1 litros de seis cilindros en línea.

      Eliminar
  8. Me gusta la parrilla que pareciera como haciendo contraste con el resto del auto.

    saludos!

    ResponderEliminar
  9. La "Chevy serie 2 Brasileña", me encanta!
    Que cantidad de Opalas, la verdad ya me perdí por completo....

    ResponderEliminar