martes, 4 de julio de 2017

CHEVROLET CHEVY SS COUPÉ (1971)

A fines de la década de los 60s, GM de Argentina buscaba ampliar la oferta para complementar la gama del Chevrolet 400. Se apuntó a la generación que lo sucedió en Estados Unidos, el llamado Chevy Nova.



Se le cambió el nombro por obvias razones (“Nova” se podría asociar a “no va” en términos locales). Así el coche se presentó como “Chevy” a secas. En versiones de dos y cuatro puertas. No vino a reemplazar al 400 (o “Chevy II” en Estados Unidos) sino a coexistir en la oferta de la marca con aquél.



Rápidamente fue un total éxito. Fue declarado “Auto del Año” por la prensa especializada en 1970. Las versiones de dos y cuatro puertas tenían la mecánica “230”, de 3.769cc y de 127 a 144 caballos. Luego se presentó la versión “SS Coupé”, recordada por su techo vinílico negro, la cual equipaba el impulsor “250”, de 4097cc acoplado a caja ZF de cuatro marchas, con 155 caballos. Todos los motores eran de seis cilindros en línea.



El coche tenía líneas modernas, estilo semifastback y perfil musculoso, muy a la moda que venía de Estados Unidos. Llamaba la atención por su ancho, y su imagen era agresiva y deportiva.



Presentaba adelantos tales como columna de dirección colapsable (el primero en el país en contar con ese sistema), excelentes suspensiones y gran poder de frenado. La velocidad máxima de la “SS” llegaba a los 180 km/h, y era una mezcla muy lograda de prestaciones y elegancia.  Fue un “Muscle car” local, que luego integró la inolvidable trilogía junto con los ocupes Torino y Dodge GTX.



Las siglas “SS” en la parrilla eran sinónimo de deportividad y potencia, heredada de los Camaro, Chevelle, Impala y Corvette americanos, fue también utilizada en Brasil para el Opala aunque ese coche era de origen europeo, y no americano.



La Chevy SS inició una dinastía que se prolongó con las sucesivas variantes “Serie 2” en una historia de producción que se mantuvo vigente por diez años, los que bastaron para convertirla en uno de los íconos de la industria automotriz local, la cual se mantiene vigente en el corazón de los fanáticos de la marca aún hasta el día de hoy, cuando el modelo aún se encuentra compitiendo en la categoría Turismode Carretera, la más popular del país y la más antigua del mundo.



Alcanzaba los 100 km/h con partida detenida en 12 segundos, y el consumo promedio era de 9 km/litro a 100 km/h. Tenía frenos a disco delanteros, y una válvula repartidora de potencia para balancear el efecto frenante entre las ruedas delanteras y traseras.



La miniatura es de la colección “Autos Inolvidables Argentinos de Salvat. Presenta un molde bastante bien logrado, al que lo único que se le puede objeta es la resolución de los pilares “A” y su relación con la inclinación del parabrisas, aunque es un detalle absolutamente menor respecto a la calidad del resto.



Como siempre, la unidad de las fotografías presenta diversos retoques. En los interiores eliminé los extemporáneos apoyacabezas que presentaba la miniatura, y dejé las butacas bajas y de borde redondeado que equipaba originalmente. 



Con la pintura imité la cuerina blanca de la “SS” y también retoqué el tablero, pintando de cromado los bordes de los relojes. Pinté el detalle simulando los apliques de madera de los interiores de las puertas, los caños de escape y la parte de aluminio de las llantas.



 También detallé las líneas paralelas cromadas que recorrían la parrilla, y los recortes que presentaba en el paragolpes a modo de entradas auxiliares de aire.




CRUISER





11 comentarios:

  1. Yo la deje exactamente igual a la tuya, incluso le di una mano de plateado para sacarle el "plasticoso" de las llantas que queda horrible. Pero finalmente desistí y volví para atrás, osea que los tapizados los volví a negros, no me convencen demasiado en color blanco, incluso hay un video en You tube donde muestran una Chevy real exactamente igual a la replica, y los interiores son todos negros.
    En resumen uno de los mejores de la colección!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, tapizados había blancos y negros, y seguro también de color cuero. A esta altura es difícil encontrar alguna original, pero ví fotos de una con la cuerina blanca, y alguna todavía sin los apoyacabezas, creo que ninguna Chevy los trajo, ni siquiera las últimas Serie 2.
      Saludos!

      Eliminar
  2. una belleza, el auto que faltaba
    larga vida a salvat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a poder decir lo mismo cuando vea la Coupé Dodge. Igual, creo que dse las Chevy 1/43 que existen, ésta es la mejor.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Precioso. Un coche que no conocía. Para disfrutar, sea de viaje o de paseo.
    Cuando hablas del Dodge GTX de la trilogía, ¿te refieres al Polara cupé, por decirlo así?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, me refiero a la coupé Dodge Polara que después se llamó GTX y después RT.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Hermoso coche, se suma al Súper, Falcon y Torino.
    Solo falta la GTX, algún Rambler y... cartón lleno!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La GTX va a aparecer, seguramente, ya que es otra miniatura muy esperada. Los Rambler también!
      Saludos!

      Eliminar
  5. Se me hace familiar, casi que de lejos parece el Opel Olympia que presenté hace poco (hasta en el mismo color y techo de vinilo se parecen!).
    Eso sí, éste parece un "cachorrito" de Muscle Car, pero se veía práctico y cómodo.

    Bien por la miniatura, Diego.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los diesños de Opel y Chevrolet estaban muy emparentados en aquellos años, de hecho todos salían de los tableros de dibujo de Detroit. Es verdad que este coche era muy amplio y cómodo, deportivo y familiar a la vez, aunque parezca raro, así eran los coches de origen americano que se fabricaban acá en los 60s y 70s.
      Saludos!

      Eliminar
  6. felicitaciones por tus trabajos, mira que han pasado clásicos por esa ypf...

    ResponderEliminar