martes, 27 de agosto de 2019

CHEVROLET CHEVY COUPE SS SERIE 2 (1975)

La historia de las míticas coupés Chevy Serie 2 se remonta al año 1972. La coupé SS era un coche grande pero de aspecto señorial, acompañado por el techo vinílico que le quitaba deportividad. Compitió contra las coupés Dodge y Torino, pero las ventas resultaron ser mucho menores que las expectativas que General Motors tenía en el producto. Para entonces en Estados Unidos y otros mercados el modelo se reestilizaba, pero en Argentina la marca apostaba por una vuelta de tuerca al diseño original.



Los directivos locales de GM se comunicaron con el joven diseñador Jorge Ferreyra Basso, quien había trabajado en el TC en los prototipos Baufer, Chevitú y Chevitres, y a la sazón era jefe de Styling de Generl Motors de Argentina. Los ejecutivos le plantearon la necesidad de “hacer algo” con la Chevy para levantar sus ventas, ya que estaba siendo pulverizada en su competencia contra la coupé Torino.



Ferreyra Basso, que contaba sólo con 24 años dijo que la solución era muy fácil, y consistía en quitar el techo vinílico, pitarlas con colores estridentes, agregarle franjas deportivas y utilizar nuevas llantas. Con esos simples argumentos diseñó lo que sería la primera versión de la Chevy Serie 2 (originalmente iba a llamarse “Segunda Serie” pero el nombre no era demasiado “marketinero”.



 Ferreyra Basso junto con Pedro García y Roberto Carena trabajaron sobre una unidad asignada por GM a la que hicieron las modificaciones y la pintaron de color “Verde Tempestad”. Las franjas laterales de la primera serie (llamadas luego “escorpión” se agregaban en un taller de pintura de Núñez.



El resultado de los cambios estéticos fue que la coupé Chevy dejó de verse como “un auto para viejos” y pasó a ser objeto del deseo de los jóvenes y los aficionados a la deportividad. Luego de la presentación de la primera “Serie 2” las ventas de la coupé se triplicaron y Ferreyra Basso lógicamente, consiguió un ascenso.



La primera versión de la Serie 2 apareció en 1972. La que nos ocupa en esta entrada es la siguiente, aparecida en 1975 y con franjas di diferente diseño. Esta nueva versión fue apodada “remo” por la similitud de sus franjas laterales con aquellos elementos náuticos. Presentaba además un restyling frontal, que ubicaba las luces de giro en los laterales de las principales, abandonando su instalación previa, que era en los paragolpes.



Los pilotos traseros eran mas largos que los de las versiones anteriores, y estaban vinculados por un faldón negro que tenía las siglas “SS” en su parte central.



Las llantas de esta versión eran las que en Estados Unidos equipaban al Oldsmobile 442, de color negro y detalles en acero inoxidable. A partir de 1976 esas llantas pasaron a tener el color de la carrocería. En el interior ganaba un nuevo volante en forma de “H”, detalles en madera y butacas de nuevo diseño.



El motor era el 250 Plus, de siete bancadas y carburador de doble boca, con una potencia que ahora llegaba a los 175HP. La cilindrada era de 4.097cc y la caja era manual de cuatro marchas. Los frenos delanteros eran de discoc, la suspensión delantera independiente y la trasera tipo Hotchkiss con elásticos y amortiguadores telescópicos. Llegaba a desarrollar una velocidad máxima de 180 km/h.



En 1976 se presenta la sucesora de esta Serie 2, la que popularmente fue conocida como “Opus” y en 1978 se discontinuó la línea, abandonando General Motors la producción local de todos sus vehículos.



La miniatura es de la serie “Autos Inolvidables Argentinos” de Salvat, y tiene algunos retoques en interiores y en las llantas, que originalmente vienen completamente cromadas.

CRUISER


5 comentarios:

  1. Alguna vez leí, de puño y letra de Ferreyra Basso, la historia de la Serie 2. 
    GM estaba de última y eso de pelar al Chevy de cromados, más que una opción, era una necesidad. Incluso, los colores tan salvajes y crudos (naranja, amarillo, verde, etc,) eran sobrantes de partidas de vehículos utilitarios o flotilleros vendidos a Entel, Segba, Gas del Estado y otras empresas de ese tiempo. 
    Por supuesto que debieron bautizar loes pusieron nombres más racing, por ejemplo, en vez de seer "amarillo taxi" era "amarillo Daytona". Fue una locura pero salió tan bien que da a entender que la verdadera locura era vender la chevy anterior, tan recargada y tan barroca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mirá qué buena data, no la tenía. Lo que es el marketing bien hecho...
      Abrazo!

      Eliminar
    2. Asi es, yo también escuché esa anécdota de los colores de pintura en una charla de Ferreyra Basso, ese naranja Segba es inconfundible.

      Eliminar
  2. Esta muy buena, y una muy esperada miniatura por coleccionistas y también por gente que no lo es.
    Creo que sin equivocarme que es el segundo modelo mas buscado y deseado en miniatura aquí en Argentina, el primero es el Falcon Sprint y el Tercero el Torino, así nomas.

    Personalmente me gusta mas la de 1971 con techo negro y carrocería blanca, esta naranja es como que le "falta algo", no puedo precisar que es.....

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Se nota que no es el mismo modelo repintado sino que cuidaron los detalles del cambio de luces, paragolpes y llantas, pues podrían haber hecho tranquilamente la Escorpion usando el viejo molde.
    Y por suerte no lo arruinaron en el intento, como hicieron con el Mirafiori o la ZX.
    Al fin una buena!

    ResponderEliminar