jueves, 25 de octubre de 2018

SEAT FURA CRONO (1982)

El exitoso Fiat 127 fue fabricado también por la española SEAT. Tal fue el grado de aceptación de este pequeño coche en la Madre Patria, que se siguió produciendo por parte de SEAT, aún bajo la tutela de Volkswagen, y cuando las licencias de Fiat habían caducado.


El pequeño “supermini” había sido rediseñado cuando apareció la versión “CL”, que era muy parecido al 147 brasileño o al Brio argentino. La tercera versión del modelo ya se asociaba más a los modelos Fiat Spazio de Sudamérica. 



El nuevo capó era envolvente, solución técnica y estética que luego se trasladó a los modelos Uno y Duna regionales. Los grupos ópticos eran rectangulares y una parrilla plástica ocupaba todo el espacio entre ellos. Remataban el conjunto dos pilotos de giro laterales de color ámbar.



El lateral ya había perdido la línea de cintura curvada hacia arriba a la altura de las ventanas traseras, y las líneas ahora eran idénticas a la de los productos sudamericanos. Incorporaba caja de cinco marchas de serie, y motores provenientes de los SEAT 850.



Siguiendo con las analogías entre los 127 y 147, en España también existían versiones “picantes” que se podían asociar con los IAVA argentinos. Se denominaban “Crono”, y no sólo eran privativos del 127. A propósito, la denominación del modelo fue mutando de “127 Fura” a “127 Fura Crono” y directamente “Fura Crono” cuando las nomenclaturas numéricas de Fiat se eliminaron por completo.



El modelo se construyó hasta 1986, cuando fue reemplazado por el novísimo SEAT Ibiza. La serie Crono presentaba unos elementos estéticos exteriores que lo diferenciaban de las convencionales. Como era usual en los 80s, las piezas postizas de plástico negro eran la forma más simple, barata y más a mano para “maquillar” diseños un tanto anticuados. Llantas especiales, anchos zócalos laterales, un alerón en el techo y otro en la puerta trasera eran los agregados que convertían al Fura en un Crono. Spoiler, antinieblas y calcos laterales complementaban la decoración.



El motor del Fura Crono era el del SEAT 124, con cilindrada de 1,4 litros, 75CV de potencia, el cual se las arreglaba para llevar el pequeño bólido de 0 a 100km/h en 10,8 segundos, alcanzando una máxima de 160 km/h, cifras muy meritorias aún para coches actuales de ese nicho.



Estaba disponible sólo en tres colores: rojo, negro y plata, como el de la colección española “Nuestros Queridos Coches” que estamos viendo, producido por IXO para Altaya.

CRUISER


6 comentarios:

  1. Hermosa miniatura de la colección Española de Ixo, ojala utilicen este molde para hacer el Fiat Spazio en nuestra colección, retocando el frontal y la trasera.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Mauro. Ojalá salga el Spazio, es Inolvidable y muy popular. Pero creo que tienen que hacer un molde de cero, tiene muchas diferencias con éste. Además de frontal y trasera, las molduras laterales no eran tan exageradas, y fijáte que el parante C tiene otro diseño, con otras molduras, y a la ventanilla trasera la veo mas corta en esta miniatura que en un Spazio.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. A Chile, llegó la primera generación Seat Fura con un motor 850 cc. y mucho plástico tanto exterior como interior, no gustó y la gente siguió prefiriendo el Fito 147 brasileño. - Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Un pequeño mito nacional el Fura Crono, como el Ronda Crono. Además sus miniaturas son buenas, solo hay que ver los interiores! Eran altayeros de los buenos, sin duda, y aún hoy en día siguen luciendo bien como habrás podido comprobar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. A este lo veo "más Spazio", obviamente quitando todo el plastico que recarga la trompa y la cola.
    Sería interesante ver si abajo de tanto plástico se puede reconocer la delantera de nuestro 147.

    ResponderEliminar
  6. Altayeros pero de los buenos este Fura así como el resto de ma misma colección fueron grandes ideas de modelos muy nuestros que a día de hoy incluso aún se dejan ver por las calles


    Saludos

    ResponderEliminar