martes, 24 de julio de 2018

IKA BAQUEANO AUTOMÓVIL CLUB ARGENTINO (1960)

Desde la misma aparición del automóvil a principios del Siglo XX, muchos entusiastas alrededor del mundo se reunieron en clubes y asociaciones civiles con el objeto de promover la masificación del uso de estas máquinas, que venían a cambiar la historia de la movilidad humana. En nuestro país, Dalmiro Varela Castex importó los primeros vehículos a motor a finales del Siglo XIX. Su registro de conductor llevaba el número 1. Aquellas primeras máquinas se mezclaban entre los carruajes tirados por caballos, principalmente en los paseos domingueros en el remozado parque 3 de Febrero. Cerca de allí, en la Sociedad Hípica Argentina, se reunieron los primeros conductores para fundar el Automóvil Club Argentino, el cual formalmente comienza su actividad el 11 de junio de 1904.



Los modelos a seguir eran clubes similares fundados en Francia (1895), Bélgica (1896) e Inglaterra (1897). El objetivo era difundir el uso del automóvil a partir de competencias, promoción del turismo y servicios en rutas. En 1923 se crea dentro del Club la Oficina Topográfica, cuyo objetivo era el trazado y la distribución entre los socios de los primeros mapas viales argentinos. La mitad del importe de las cuotas sociales iba destinada a sostener el elevado costo de mantenimiento de las flamantes rutas de tierra que se iban haciendo a medida que el uso del automóvil se extendía. La División Carreteras del Club se encargaba de esos arreglos.



En aquellos tempranos años, y también como una manera de alentar el uso del automóvil, se organizaban excursiones, la primera de ellas en 1910. Casillas de servicio eran instaladas a lo largo de las rutas más concurridas, y luego, con el paso de las décadas, en todo el territorio nacional, hasta en los confines más remotos era dable encontrar los famosos carteles del ACA, en los que se garantizaba servicio completo y de nivel tanto para vehículos como para conductores.



La arquitectura de aquellas estaciones de servicio reflejaba el progreso y la modernidad, extendiendo su red sobre todo el territorio. Campings y hoteles también eran parte de la oferta del Club para sus socios, y siempre con la intención de fomentar el turismo y por ende el uso masivo del automóvil. Otro servicio inédito aparecido con la irrupción de las nuevas máquinas motorizadas eran los garages, ya que las casas de entonces no contaban con esa dependencia. Grandes galpones garages eran habilitados por el club en varias ciudades, y en muchos de ellos también se despachaba nafta. La afiliación a la Federación Internacional de Automóviles Club (posteriormente FIA) dio como resultado convenios con otros clubes, por lo cual conductores extranjeros obtenían aquí los mismos beneficios que los locales, y en reciprocidad, los conductores afiliados al ACA podeían recorrer países extranjeros disfrutando de lo mismo.



Revistas, boletines, programas de radio y televisión, eran elementos útiles para la propagación de las actividades del Club. La asociación con la petrolera YPF permitió a los socios obtener descuentos en los precios de combustibles, y la edificación de las famosas estaciones de servicio ACA-YPF, en un una cantidad cercana a las 80 en todo el territorio.



La maqueta que estamos viendo es el primer número de la serie “Vehículos Inolvidables de Reparto y Servicio”, serie complementaria a “Autos Inolvidables Argentinos”, ambas editadas por Salvat. La miniatura representa una unidad que prestó servicio en la provincia de Mendoza, y actualmente se encuentra en el museo del ACA. Durante sus años de servicio en la alta montaña, este vehículo era la asistencia técnico mecánica para los socios del Club de aquellas latitudes. Llamando al Servicio del ACA, la flota de Baqueanos se movilizaba tanto como para asistir a reparaciones de urgencia, cambio de neumáticos o remolques. Sus siluetas amarillas eran sinónimo de ayuda segura y solución de problemas.



La miniatura presenta los mismos defectos en el molde que los ya comentados oportunamente en la entrada de la Baqueano de la serie Inolvidables. Como para contrapesar aquellos insalvables errores, presenta una serie de aditamentos que la hacen interesante, ya que logra con su decoración específica reproducir bastante fielmente la unidad que descansa en el museo. Lo mejor son paragolpes, calcos, patente histórica, retrovisores, faro auxiliar y las particulares máscaras de las ópticas, que son las de un IKA Kaiser Carabela. Curiosamente en su frontal aparecen dos inscripciones que rezan "Kaiser". En el debe está el excesivo grosor de la cadena de la grúa, y el faltante de los estribos laterales que deberían estar en las bases de los guardabarros traseros.




CRUISER

13 comentarios:

  1. Muy interesante la reseña del ACA.
    Y muy interesante el baqueano con grùa.
    No quise comprarlo por cabezòn (yo, el autito tambièn), aunque podrìa haber comprado como donante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo compré sólo por el precio promocional, ya tenía dos de este tipo y si el precio hubiera sido el actual quizás lo dajaba pasar. Saludos!

      Eliminar
  2. Es otro de los que no adquiero porque "todo no se puede",uno va orientando las incorporaciones de acuerdo al momento, la cuestion económica, etc.
    Estan muy buenos las gráficas y el ecanismo, aunque por otro, como explicas, lado lleva los fallos del anterior Baqueano.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. En este caso al menos hay otros detalles que desvían las miradas de los fallos..
      Saludos!

      Eliminar
  3. Para ser el primer número estuvo muy bien, y a un precio totalmente anti-crisis. Y además histórico.

    Se vende también en Salvat España, pero yo el que espero es el Olson de Bimbo. Lo tuvimos igual por aqui...

    Saludos y que siga la fiesta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es el más lindo pero la colección promete mucho y se habla de piezas muy originales y bien resueltas que nos esperan.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Mas alla de que este fuera de escala es una excelente pieza y mas aun por lo que cuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso último inclinó la balanza en mi caso.
      Saludos!

      Eliminar
  5. Concuerdo con Rogelio Roldán, la maqueta es 1/38 y no 1/43, la colección "Jeep Willy" - Baquedano si esta en escala 1/43 y es factible transformarla grua de ACA. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si es tanto un yerro de escala como yerros en las proporciones. Respecto a la estanciera el frontal, por ejemplo, es mas ancho, pero el capó tiene el mismo largo. De ahí infiero que sólo se trata de un descuido y de no haber caído en la cuenta de que se pudo haber partido de uno para hacer el otro.
      Saludos!

      Eliminar
  6. Buena pieza, aquí Salvat tambien lo vende en su pagina web para el publico español al igual que otros vehículos argentinos..., por ahora no picado en comprar ninguno, no se cuanto aguantare...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vas a elegir alguno te sugiero que esperes, que aparecerán otros mucho mejor resueltos. Veremos próximamente aquí el taxi Siam Di Tella, por ejemplo, que es una exquisitez.
      Saludos!

      Eliminar
  7. El ACA, siempre recuerdo el escudo dorado en la parrilla del Torino de mi viejo.
    Lindo Baqueano.
    Abrazo!

    ResponderEliminar