viernes, 23 de enero de 2015

DODGE CHARGER R/T (1975)

En 1971, en plena bonanza económica, las marcas americanas apuntaban a ofrecer sus productos en Brasil. Chrysler presentó un coupé basado en las líneas del Dodge Dart que venía produciendo con mucho éxito. Este deportivo pretendía ser orientado al consumidor joven y con aspiraciones deportivas. El nuevo modelo fue un diseño exclusivo del país vecino, y exteriormente la novedad era que los pilares “C” se extendían hacia el volumen del baúl, formando arbotantes similares a los del Dodge Charger norteamericano contemporáneo.

Aunque el Charger estadounidense se fabricaba sobre otra plataforma y pertenecía a otro segmemto, el nuevo Dart brasileño fue bautizado como “Charger”. Los hubo en dos versiones, la estándar y  “R/T” al igual que los Dodges deportivos de Estados Unidos.

En la parrilla también presentaba los faros ocultos, al igual que su mentor. Tenía butacas individuales, tapizado en cuero y caja de cambios al piso con cuatro velocidades. El motor del R/T tenía  mejores prestaciones y más potencia. Los colores eran vivos y cada año variaba la decoración en forma de franjas que brindaba al coche un mayor aire de deportividad.

Se trató del primer “Muscle Car” brasileño, cuando por la misma época en Argentina Chrysler también incursionaba en la temática presentando el primer “Muscle Car” exclusivo para nuestro país, el Dodge GTX.


El Charger brasileño es un objeto de culto para coleccionistas de todo el mundo, en especial norteamericanos, que pueden pagar por un modelo 1971 hasta 50.000 dólares.




El Charger básico tenía el motor Slant Six, mientras que el R/T equipaba el motor más grande jamás construído en Brasil, y quizás el mejor de todos los que alguna vez hayan salido de una factoría carioca: un V8 de 5.212 cm3 con un desarrollo de 205 caballos de fuerza, con el cual se alcanzaba una máxima de 180 km/h.



Con sucesivos restylings y cambios de nombre, el último Dart brasileño salió de fábrica en 1981, cuando Chrysler cerró sus puertas y fue comprado en la región por VW, en un momento en el que la crisis petrolera ya había hecho pasar a la historia a los grandes “devoradores de combustible” y el mercado apuntaba a productos más pequeños y económicos.



La miniatura es del coleccionable “Carros Inesquecíveis do Brasil”, es otro molde inédito y sólo le he pintado los escapes, los agujeros de las llantas y una mano de barniz mate sobre las mismas que eran de color plateado, para darles la apariencia de aluminio que en realidad tenían. La miniatura tiene un buen trabajo en el techo vinílico, ópticas y calcos, con tampografías muy pequeñas y prolijas. Es notable cómo han resuelto la parrilla con los faros ocultos tras la rejilla, la cual está en realidad impresa sobre un acrílico transparente Es un excelente complemento de la versión coupé SE.

CRUISER


9 comentarios:

  1. Realmente esta bárbaro, me sorprende esta miniatura por lo bien hecha que esta, y tal como decís es un molde inédito, como el Taxi Galaxie de Quebec que hablamos hace poco tiempo atrás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Mauro. Y como también hablábamos, estos mismos moldes, con alguna mejora en las terminaciones, están saliendo ya en la línea Premium X.
      Saludos!

      Eliminar
  2. hay que entender que este es pariente de nuestro dodge polara?
    (al menos en lo que a body se refiere)

    ResponderEliminar
  3. Soy un tanto purista con el término y para mí los "Muscle Cars" son norteamericanos, y la verad es que no sé qué pensar de estos "bastardos" fabricados fuera de las fronteras yankis. En España, por ejemplo, tuvimos el Dodge Dart 3700 GT que se fabricó hasta finales de los 70 y nunca lo consideramos como "muscle car".

    En cuanto a la miniatura, se me hace muy exótico un "muscle" altayero y ahora mismo no recuerdo otro. El Dart de la colección española (que tan cotizado está) es una berlina grande y no está considerado como muscle tampoco. Así que celebro tu novedad y aunque son visibles los fallos típicos de Altaya me complace el modelito, sobre todo por el frontal.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay algunas diferencias entre los Dart españoles (Valiant y Dodge Coronado argentinos) y el GTX fabricado aquí. Este era un auténtico "Muscle Car" por donde se lo mire. Motor V8, líneas agresivas y fluídas, prefil "coke Bottle" y muchas cosillas similares a las de sus hermanos norteamericanos. Es un poco difícil imaginar "muscle cars" en las sinuosas y carreteras españolas (y europeas en general, o en las calles angostas de sus ciudades. Pero tanto en Australia como en Sudamérica, donde algunos paisajes son similares a los de Norteamérica, incluso las distancias eran equivalentes, en un tiempo los "muscle" se desarrollaron como en su hábitat original. El Rambler American Rogue era un coche pensado para la familia en Estados Unidos, pero aquí mutó en un verdadero "Muscle" cuando se reencarnó como el primer Torino, con mecánica y potencias que su hermano norteamericano jamás soñó. Torino, Dodge GTX y Chevy fueron a mi criterio los tres indiscutidos representantes del género en nuestras pampas.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Así que los brasileños también tuvieron su Charger, y a lo grande, con un V-8 de cinco litros nada menos. Qué bonitos faros, qué lineas, qué exceso, qué gozada. Me gusta más que sus homónimos del norte.
    "Os carros inesquecíveis" son ciertamente inolvidables. Fenomenal entrada en el "Informe Charger".
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que situarse en el contexto. Probablemente muy pocos brasileños habrían visto al original Charger por aquellos años, por lo cual para la mayoría de ellos el único y verdadero Charger era éste. Particularmente, lado a lado con los del Norte, éste tiene muy poco que hacer, y su silueta roza lo patético. Pero aún así, es notable los esfuerzos de una industria incipiente para hacer sus propios diseños y buscar una identidad que, lamentablemente, desapareció en Brasi, así como en otras partes del mundo bajo la impiadosa estandarización globalizante.
      Saludos!

      Eliminar