martes, 30 de abril de 2013

FORD DEL REY OURO (1981)


A fines de 1970 Ford de Brasil estaba necesitando un modelo moderno para iniciar la nueva década y afrontar la competencia.



El mercado no pasaba por un buen momento, por lo cual un desarrollo completamente nuevo no era posible. Se pensó en partir de la plataforma del Maverick para crear un tres volúmenes con mas espacio interior (el punto débil del Maverick).



Se decidió utilizar una plataforma existente (la del Ford Corcel II, que había sido estreneda hacía dos años) y diseñar una carrocería inspirada en los Ford europeos del momento (Granada y Taunus).



Equipaba, al igual que el Corcel, un motor Renault de 1.6 litros de gran economía y bajo costo de producción. Aunque esta motorización tenía poca potencia y perdía en la competencia contra los Chevrolet Opala, Volkswagen Santana y Chevrolet Monza.



La primera fase de la historia del Ford Del Rey abarca desde 1981 hasta 1984. Posteriormente sufrió un pequeño restyling y mejoras en la motorización, y perduró hasta 1991. A partir de 1989, con la creación de la alianza “Autolatina”, recibió un motor 1.8 de origen Volkswagen (el mismo que en Argentina equipó a los Carat y Gacel), elevando su velocidad final de 146 a 150 km/h, y su aceleración de 0 a 100km mejoró de 19 a 16,5 segundos.



Visto de perfil, lo que llama mucho la atención es la corta distancia entre ejes en relación a los importantes voladizos delanteros y traseros, haciendo pensar que la vieja plataforma del Renault 12 debió quizás ser un poco estirada para obtener una mejor proporción de los volúmenes.



Las versiones mas equipadas del “Del Rey” tenían adelantos poco comunes para el mercado brasileño de entonces, como llantas de aleación, elevalunas eléctricos, cierre centralizado de puertas, espejos con comando integrado, asientos de terciopelo, faros antiniebla, reloj digital situado el centro de espejo retrovisor, entre otras cosas.



La miniatura es del coleccionable “Carros inesquesiveis do Brasil”, y tiene pequeños retoques artesanales.

En las últimas fotos se aprecia un trabajo de pintado de los interiores. 





CRUISER
















6 comentarios:

  1. Deja Vu !
    Este lo tuve en mis manos. La miniatura me parece correcta y levanta mucho con esos toques que le hiciste en los faros traseros.

    ResponderEliminar
  2. conocí el coche real en brasil,
    siempre me resultó muy desproporcionado.
    como bien comentaste, distancia entre ejes demasiado corta, voladizos exagerados,
    y to agregaría una trompa "que le queda grande".
    un pelotazo en contra.
    el modelo está lindo, aunque siendo el original tan feo, cuesta mantener la objetividad.
    yo no lo hubiera comprado.

    ResponderEliminar
  3. No es que el auto me guste mucho, para nada, pero ese color me atrae mucho. Creo que de pibe vi en el autódromo un auto marrón, y desde ese día me quedó el gusto por los autos que tienen ese color.
    Resumiendo, me gusta la miniatura.
    Abrazos!
    http://juanhracingteam.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  4. Es curiosa su conformación de distintas marcas y para mi no se ve tan mal su voladizo trasero. Le quitamos el toldo y me haría pensar en un MB 350 de los finales de los 70's. Bonito el auto y bonita la réplica.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
  5. Me parece un engendro, una mala copia del Granada, pero se entiende por las características del mercado.

    Como miniatura tiene un gran interés, por lo inusual del modelo. Se ve muy buena la colección brasileña, y lo que estoy viendo de la colombiana también es interesante.

    saludos y felicidades por la adquisición!

    ResponderEliminar
  6. E la colección colombiana no ví nada en internet, sólo modelos aislados en cajas de cartón, hasta ahora un Renault 4 y un Renault 18, pero ignoro si aparecen fascículos. Has visto algo Antonio?

    ResponderEliminar