domingo, 10 de noviembre de 2019

RANQUEL PICKUP (1989)

Los tradicionales Rastrojero se produjeron hasta 1980, año en el que la empresa estatal IME (Industrias Mecánicas del Estado) fue cerrada. El gobierno de entonces llamó a licitación pública para la venta de maquinarias y remanentes, siendo la empresa LoGiudice-Pace la ganadora del concurso.



Todos los materiales y herramientas fueron trasladados desde Córdoba a Villa Gobernador Gálvez en las cercanías de Rosario, provincia de Santa Fe. La empresa realizó gestiones ante la Secretaría de Industrias de la Nación en 1982 a fin de obtener los permisos pertinentes para volver a ensamblar el mítico Rastrojero.



Luego de tres años de trámites burocráticos se acepta la petición, y la fábrica comienza con el armado casi artesanal (sin líneas de montaje) de los modelos Pick Up y Frontal. El ritmo de fabricación era de sólo unas 15 unidades mensuales, que se hacían mediante un grupo de 30 operarios que las armaban manualmente a partir de piezas de stock.



Una red de concesionarios de la marca Rastrojero se hizo cargo de la producción, asociados a autopartistas que producían muchas de las partes que faltaban para completar el armado. Los motores eran algunos Indenor de stock, complementados con otros de origen Borgward que se importaban desde Uruguay.



Las dificultades económicas hicieron que pronto el esfuerzo se terminara, y así cesara la producción. Poco después la empresa sanjuanina Imetal S.A. tomó la posta para producir los últimos Rastrojero de la historia, bajo la marca Ranquel, que designa el nombre de una tribu de aborígenes de la Patagonia argentina. Imetal pertenecía al grupo Massey Ferguson, que comercializaba tractores en el país, y aprovechó su red de 55 concesionarios para ofrecer al público los modelos Ranquel.



Los Ranquel salieron a la venta en 1989. Se trataba de utilitarios que tenían las mismas líneas de los años 60s, pero que gracias a un diseño moderno para su época, aún se veían competitivos, en el contexto de un mercado cerrado al mundo, en el que los otros protagonistas del segmento eran las camionetas Peugeot y Ford Ranchero.



El proyecto contemplaba la producción de 1000 unidades al año de Pickup y Frontal. La camioneta tenía una nueva parrilla rectangular de plástico que reemplazaba a la de dos piezas cromadas de la generación anterior. Los pilotos delanteros también tenían otra forma, tamaño y ubicación.



Presentaba nueva gama de colores, llantas ventiladas, espejos retrovisores y equipo de radio de serie. El piso de la cabina era de alfombra buclé y el instrumental contaba con reloj a cuarzo y variedad de luces testigo. La cabina de acero estaba protegida de la corrosión con procesos especiales de pintura. El nuevo volante era acolchado y de cómodo grip.



El motor Borgward Diesel de 2,4 litros y 70 CV era una novedad para la línea Rastrojero. A diferencia de la generación anterior, los Ranquel no presentaban alternativa de caja de chapa, sino que la única disponible era la tradicional de madera. Su robusto chasis de largueros le permitía soportar sin problemas cargas de hasta 1300 kg.

La miniatura pertenece a la colección “Autos Inolvidables Argentinos 80/90s”, y tiene retoques en las ranuras de la caja y en los interiores de la cabina.

CRUISER


2 comentarios:

  1. Muy bueno, como dije en tu entrada anterior todos los ratrojeros de Salvat son perfectos. Ojala fueran así con los demás autos, hay muchos que tienen demasiados errores de matrices.
    Yo a este Ranquel le pinte el gotero de negro, de esa forma no hace ver tan "gordo" el pilar A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mauro: otro toquecito que le podés hacer, si te das maña, es limarle el burlete del vidrio (puliéndolo después) y pintándolo, con marcador o tiralíneas en la carrocería, ese milímetro que se gana cambia mucho la percepción. saludos

      Eliminar