martes, 6 de noviembre de 2018

PEUGEOT 505 SRI (1992)

El modelo 505 fue fabricado en Argentina entre 1981 y 1995. Venía a reemplazar al arcaico 504 pero esas extrañas cosas del mercado hicieron que éste lo sobreviviera.



Al momento de ser lanzado, el 505 era el coche más moderno, lujoso y avanzado producido en el país. Ese lugar de tope de gama lo ostentó durante gran parte de su vida comercial. Pero en sus últimos años, su antigüedad era ya indisimulable. Por lo tanto la fábrica lo reposicionó recurriendo al viejo truco de reciclar su imagen con aditamentos estéticos y aerodinámicos inéditos en su país de origen, Francia, en donde había salido de las líneas de producción en 1991.



En Argentina el coche se había ganado la admiración del público desde el momento mismo de su aparición, un coche aspiracional, con su bien ganada fama cimentada en su comodidad, confort de marchay equipamiento de categoría. Con el paso del tiempo, la aparición de rivales mas evolucionados, como el Renault 21, lo relegaron de las preferencias.



Con el objeto de prolongar la vida comercial del modelo, SEVEL, que era el fabricante local, lo dotó de un nuevo motor, el cuatro cilindros de 2,2 litros que la marca había desarrollado en Europa juntamente con Renault y Volvo. Con esa mecánica el 505 ganó en respuesta dinámica y velocidad final, la que alcanzó los 195 km/h a pesar de su poco favorable aerodinamia.



El motor tenía también un sistema de inyección mecánica que era novedoso para aquellos años, pero que se anticipaba a la tendencia que luego se generalizaría en la región, pero para el lado de la gestión electrónica.



Para complementar la pasada en limpio del modelo, se realizó un “lavado de cara” que si bien lo convirtió en un modelo único en el mundo, fue realizado bajo la supervisión de la casa matriz de Francia. Recibió una nueva parrilla, defensas plásticas laterales, parachoques envolventes haciendo juego (los que incorporaban los pilotos laterales al estilo USA), un importante alerón trasero y nuevos spoiler delanteros y faldones laterales y traseros, ópticas traseras trapezoidales y portapatentes.



El impulsor de 2,2 litros tenía una potencia de 130CV, que no era usual para los modelos contemporáneos de la industria local. Esa mecánica demostró llevarse mejor con el importante peso del coche y su alto coeficiente de penetración aerodinámica. Tardíamente incorporó además la suspensión independiente en el eje trasero, que el 505francés siempre tuvo, pero el local no, ya que heredó el eje rígido del 504. Nuevas llantas complementaban el conjunto.



El alerón trasero obligaba a la tapa del baúl a montar dos amortiguadores a fin de lidiar con el peso del mismo. Montaba también faros auxiliares en el spoiler delantero de diseño muy básico, y en las últimas versiones estaba disponible el sistema ABS.



Puertas adentro presentaba nuevo diseño de tablero y consola, nuevas butacas, tres cinturones de seguridad traseros y techo corredizo solar. El 505 SRI se produjo entre 1992 y 1995 y fue el Canto del Cisne del modelo en Sudamérica. Siguió en producción en países africanos por algunos años mas.

El modelo es de la colección “Autos Inolvidables Argentinos” de Salvat, y pesenta retoques en interiores y agregado de antena.

CRUISER



11 comentarios:

  1. Aunque me odien los puristas, juro que este tuning de fábrica me encantó en su tiempo y me encanta ahora treinta años después. Lástima los años de miseria que condenaron a estos autos a remisear sin descanso, penando con mantenimiento insuficiente y terminando indefectiblemente con la trompa rota y/o mal reparada.
    El modelo de Salvat me gusta mucho!‎

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es regla general que tanto agregado de plástico haga que los autos envejezcan mal, esos aditamentos son los primeros en desvencijarse, perderse, doblarse o quedar chingados. Particularmente creo que el Cama 86 es insuperable.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Hermosa miniatura, tal cual te comente por WP me gusta mas este reestyling de los '90 que el 505 de los '80. Fue muy acertado, lo asemeja mucho al Peugeot 405 que ya era el buque insignia de la marca del León por esa época.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me simpatiza tanto aunque creo que está muy merecidamente incluído en la serie, ya que es un subproducto muy local. No lo juzgo por la belleza sino por la rareza a nivel mundial.
      Saludos!

      Eliminar
  3. Como diría Frankenstein, vamos por partes. Por un lado, la miniatura está muy bien lograda (de las mejores dentro de la colección) independientemente de cuanto le guste el auto a cada uno. Tengo 49 pirulos, por lo que soy de los que al 505 lo veía con gusto en su mejor momento, y, aunque ya usados, hubieron un par en la familia, y, realmente eran confortables (creo que 84 y 86, gamma este último). Efectivamente, al igual que en el 504, perdieron el eje trasero independiente, cosa que el 505 empezó a recuperar con el SRD turbo, y después, en el 2.2 injection, que es el que Salvat reprodujo. En cuanto al plastiquerío, se agarraron, directamente, las piezas de la versión US specs, tanto paragolpes (por eso las luces en los laterales) como los faldones de los zócalos, y se le argentinizaron ópticas, parrilla y portapatentes trasero, dándoles un poco de inclinación, a fin de acercarlo, visualmente, a las líneas de otros modelos mas modernos de ese momento (405,605), los puristas dicen que, si bien el motor mejoró mucho sus prestaciones, el andar era mejor previo al restyling (palabras de gente del club Peugeot, como nunca anduve en un 2.2 post restyling solo me remito a lo que me comentaron). Personalmente me gusta mas la versión desde el 86 al 92, la veo mas armónica. Creo que recién le empezaron a hacer sombra los importados de los 90's, accord, passat, laguna, etc, los demás no habían podido ganarle. Saludos. Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en todos tus puntos, Luis. Sospechaba también que los parachoques eran de la versión norteamericana, porque traen esos ojos de gato laterales que aquí la legislación no los exigía.
      Saludos!

      Eliminar
  4. Luis muy cierto tu comentario también agregaría que este 505 fue el primer auto nacional en incorporar inyección electrónica multipunto, no asi el ABS que quedo reservado para el 405, en el interior con respecto al anterior solo se modificaron las contrapuertas, tablero y plancha eran iguales al Gamma 86. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Es que por más que lo veo no me "entra" por el ojo, perdóname Diego! De la mitad para delante le doy el OK, pero la trasera... la veo con un maletero interminable y unos grupos ópticos que no hubieran desentonado en un camión pesado. Aparte del color, que no me "llena". Seguro que será mi culpa, tengo demasiado interiorizado este modelo en color blanco y con un discreto "spoiler" en el maletero como mucho.

    Hasta se me parece un poco al 405 Mi 16!

    Pero si ustedes, que fueron los que lo vieron en directo, les parece bueno pues así será entonces. Lo que no cambia es que el modelo real era un maquinón, pero para finales de los 80 y principios de los 90 ya estaba demasiado pasado en Europa.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio! Era una práctica común en Sudamérica, ya te habrás dado cuenta viendo coches de las colecciones argentinas y brasileñas, aquello de agregar plásticos a los viejos diseños para "estirar" su vigencia. Particularmente no me gusta esta versión del 505, y considero mucho mas lindas las anteriores, en especial la que aquí se llamó "Gama 86" y se vendió entre 1986 y 1989. De este SRi no me gusta ni siquiera el frontal, lo veo sobrecargado y la parrilla intenta pobremente disimular la antigüedad del diseño, cuando los demás Peugeot ya presentaban el capó invadiendo el frontal, y dejándo las ópticas más elevadas, lenguaje iniciado por el 205. Y como siempre los avances mecánicos venían desfasados, recién en esta generación de 505 se adaptaron las suspensiones traseras originales del modelo francés reemplazando las heredadas del 504. Lo mismo había pasado en el caso del 504, la versión argentina original había sido poco menos que un 404 con otro vestido, y recién a principios de los 80s terminó de ser un 504 idéntico al francés.
      Saludos!

      Eliminar
  6. Adhiero al comentario de Luis, la más linda versión del 505 fue la Gamma 86, éste particularmente nunca me gustó ni siquiera en su momento cuando salió, pasó a ser uno de los autos que más deseaba tener a el que menos. Aparte surgió cuando el 405 recién salía y contra éste no tenía nada que hacer, quedó de un dia para el otro como un armatoste con esteroides plásticos. Por suerte pude tomar revancha de aquel añorado 505 Gamma con un 405SR del 93 casi sin uso que compré a fines de ese año, el cual me dió muchas satisfacciones.
    La miniatura está a la altura del original, no hay mucho para reprochar en cuanto a factura, bastante prolijo en general cosa no muy común.
    Saludos!

    ResponderEliminar