domingo, 5 de julio de 2015

CITROËN ID 21 BREAK (1960)

El novísimo Citroën DS era muy largo, y desde antes de su lanzamiento, la posibilidad de construír una break derivada aprovechando su amplitud rondaba en las cabezas de los directivos de la marca.


Había un par de problemas a resolver: La línea de cintura descendente no ayudaba a “prolongar” el coche. Y el techo también en caída atentaba contra el mismo fin.



Pierre Franchiset, del despacho de estilismo de Citroën, tomó a su cargo la resolución de esos problemas. El techo completo sería cambiado, al igual que las ventanillas traseras y la luneta.



La parte delantera y las cuatro puertas eran idénticas a las de la berlina. Se aserraron los pasarruedas traseros, y los guardabarros fueron alargados sensiblemente. El portón trasero incluía una prolongación del techo, y se abría en dos partes, una hacia arriba y otra hacia abajo.



La habitabilidad y la modularidad del ID break eran ejemplares e inigualables, y tuvieron un éxito inmediato y contínuo a través de los años. Citroën sólo compartía con el Peugeot 403 Break este nicho del mercado.



Si bien la denominación de la Break era ID, muchas de las características técnicas del DS eran aplicadas, entre ellas el frenado hidráulico. El motor de 1911cc tenía reglajes especiales para desarrollar mas potencia en baja. Tenía velocidad de punta 10km/h menor que la de la berlina, pero un consumo mucho menor, que fue bien recibido por los usuarios.



Los colores eran verde alerce, gris paloma, gris tifón y azul Monte Carlo, casi siempre combinados con un techo color gris resina.



La miniatura reproduce la versión llamada “Break 21 Confort”, que se caracterizaba por tener dos pequeños sillines plegables en el compartimiento de carga, para aumentar la capacidad de transporte de pasajeros. Es de la marca Universal Hobbies, y si algo se le debe reprochar es la exagerada distancia del techo a la línea de cintura, determinando parabrisas y ventanillas laterales demasiado altas.


CRUISER

viernes, 3 de julio de 2015

BMW 335 (1939)

Entre 1939 y 1941 la marca alemana fabricó en Eisenach la berlina deportiva “335”. El coche se atrevió a desafiar la supremacía de Mercedes en ese terreno, con sus modelos 320 y 340.



El 335 estaba basado en el 336, pero con el chasis y la distancia entre ejes agrandados, a fin de dar cabida al motor de 3.485 cc. de seis cilindros en línea.



A pesar de que sus líneas son familiares y parecidas a otros BMW, el diseño del 335 era completamente nuevo.



Su potencia era de 90CV, y su velocidad máxima 145 km/h. Entre las innovaciones que presentó este coche a nivel mundial, estaba la caja de cuatro marchas totalmente sincronizadas.



Se vendía como sedán de dos y cuatro puertas, y hubo algunas unidades descapotables de cuatro puertas. 



Para 1941 se habían producido alrededor de 400 unidades del 335. Luego, las hostilidades de la Guerra Mundial hicieron inviable la producción en Eisenach y el modelo fue discontinuado.



La miniatura es de origen IXO para un coleccionable del Este europeo.




CRUISER

miércoles, 1 de julio de 2015

BMW 2000 CS (1967)

Los BMW “2000C” y “2000CS” se introdujeron en 1965., sobre la base de la “Nueva Clase” .



Ambos tenían el mismo motor, pero el “CS” tenía dos carburadores en lugar del único que equipaba al “C”.



La versión “CS” producía 120 caballos de fuerza, y sólo estaba disponible con transmisión manual.



El coche fue concebido por el diseñador jefe de BMW, Wilhelm Hofmeister. La carrocería era producida por Karmann en Osnabrück, y enviadas luego a Munich para su terminación y equipamiento.



Los “C” y “CS” son reconocibles por su frontal inclinado con faros dobles detrás de una máscara transparente que los unificaba, la cual no estaba disponible para los modelos exportados a los Estados Unidos. 



En total se construyeron 13.691 unidades, y se fabricaron hasta 1975.



La miniatura es de la marca Minichamps.



CRUISER


lunes, 29 de junio de 2015

LAND ROVER RANGE ROVER (1970)

El Range Rover es reconocido como un hito fundacional en el desarrollo de los actuales SUV. Era un “todoterreno” de lujo, con todas las comodidades y ventajas de un coche familiar. El original fue lanzado en 1970 y fue vendido con muy pocos mejoras y variantes por 25 años.



Se trata de un vehículo sumamente versátil adecuado para el trabajo en terrenos abruptos, el ocio, el uso en ciudad y aún en viajes de larga distancia por carreteras. Sin dudas fue tan o mas revolucionario que el Land Rover originario, que sólo reunía algunas de esas características, no todas. Además, mientras aquél era una adaptación del Jeep, éste inauguraba un segmento que aún hoy es muy popular en todas partes del mundo.



La idea del diseño (realizado por Charles Spencer King) era combinar la capacidad de los todoterreno Land Rover con la comodidad de las berlinas de la marca. Las líneas eran simples y el concepto era claramente funcionalista (“la forma sigue a la función”). La gran superficie acristalada y los finos parantes hacían que la visibilidad desde el interior sea excelente hacia todos lados.



En Estados Unidos existían vehículos que inspiraron a los diesñadores ingleses, como Jeep Wagoneer, International Harvester Scouts y Ford Bronco. Ese concepto no existía en Europa, y el Range Rover pasó a inaugurar el segmento en el viejo continente, aunque a diferencia de sus primos americanos, no derivaba de una pick up sino que era un coche totalmente nuevo. Aún en Estados Unidos el Range Rover fue exitoso, aunque comenzó a venderse allí tardíamente, recién en 1987, debido a que la empresa inglesa no estuvo especialmente interesada al principio en realizar de inmediato todas las adaptaciones necesarias para adecuar el vehículo a las normativas legales americanas.  



Antes de su lanzamiento las dudas de los ejecutivos de Land Rover eran muchas. Una de ellas era el precio, que sería igual al de una berlina Rover 2000, por lo cual se dudaba del éxito de ventas que tendría el nuevo producto.



Las campañas publicitarias hacían hincapié en su combinación de virtudes que lo hacían único. Se le llamaba “Un auto para todas las estaciones”. También se recalcaba que no era un vehículo derivado de otro, sino uno especialmente diseñado. Se apuntaba aun universo de compradores muy heterogéneo, que iba desde agricultores hasta profesionales urbanos.



El motor V8 de aluminio de 3,5 litros le permitía en carreteras y autopistas llegar a desarrollar casi 150 km/h. A través de los años otras opciones de motor y caja se fueron ofreciendo, al tiempo que la dotación de equipamiento y confort no dejaba de crecer.



La miniatura es de la marca IXO.

CRUISER


sábado, 27 de junio de 2015

COMPARATIVO 33: ARO 243 (1976) / LAND ROVER DEFENDER (1990)

A pesar de la "Cortina de Hierro", en la Europa de la Guerra Fría evolucionaron dos vehículos de características muy similares en ambos lados de la frontera que dividía los dos mundos en pugna por aquel entonces. Pero éste es un caso muy especial, porque el hecho más común era que en la parte soviética se inspiraran en modelos occidentales, a través del espionaje industrial o la copia lisa y llana. 




En este caso, vemos dos coches muy parecidos, pero el original es el rojo, un ARO 243 de 1976 de Rumania  y la "copia" es el Land Rover Defender inglés, verde y blanco, presentado en 1983, aunque la versión reproducida por Cararama corresponda a 1990.  Quizás sea un poco arriesgado llamar "copia" al Defender, siendo que a su vez se basa en generaciones anteriores que ya tenían muchos elementos en común con éste. Pero lo llamativo es la "evolución convergente", entre esta generación y el vehículo rumano, el cual sin dudas también abrevó en las primeras series del Land Rover. 



Elegí para la comparativa dos versiones similares, de dos puertas, aún cuando había distintas variantes de ambos coches. Vemos que las similitudes son muchas. Los trazos rectos son los que dominan el diseño. La resolución es muy similar en la parte del capot de cada uno, que se presenta como un volumen trapezoidal que se despega y destaca del resto del morro. El producto rumano presenta parabrisas curvado, que se ve mas "moderno" a pesar de ser un modelo bastante mas antiguo. El inglés, fiel al utilitarismo de la marca, tiene un parabrisas plano. 




Los volúmenes son bien parecidos, ambos presentan una mayor altura en la parte posterior del techo. Los paneles laterales (guardabarros, puertas) tienen una muy llamativa similitud en sus diseños. La cantidad y disposición de las superficies vidriadas es idéntica en los dos. 




En la vista trasera podemos apreciar también otra llamativa coincidencia, que es una puerta con su correspondiente vidrio incorporado, y dos ventanillas laterales fijas verticales que la flanquean. Paragolpes pintados en color negro para ambos. El producto inglés presenta unos postizos en los guardabarros, muy a la moda a partir de los años 90s. El modelo rumano aún carecía de ellos por ser más antiguo. Esta versión particular de ARO no tiene la rueda de repuesto montada en el portón trasero, aunque muchas otras la traían, al igual que el Defender. 




Vistos de frente también se parecen mucho. Ambos recurren a la parrilla resuelta en plástico negro. Enteriza en el ARO, partida en tres piezas en el Land Rover. Un par de ópticas circulares para cada uno. Ambos diseños son tan conservadores y funcionales que les han permitido permanecer largos años en el mercado sin pasar de moda. Llamativamente, quien no conociera la historia de ambos, bien podría afirmar que el ARO es más moderno que el Land Rover. Los pilotos del coche rumano se insertan en el parachoques, el producto inglés tiene apliques muy sencillos y utilitarios flanqueando las ópticas principales. 




Vistos desde arriba también vemos que a pesar de ser apenas mas grande el producto de Europa del Este, no es mucha la diferencia entre ambos. La miniatura del ARO es de la marca IST/DeAgostini y la del Land Rover de origen Cararama. 


CRUISER