martes, 31 de marzo de 2015

CORVORADO (1973)

Cuna de la cultura pop, de los excesos, de la ostentación kitsch y cursi, los Estados Unidos no dejaron nunca de sorprender con las invenciones que de allí salieron. El ámbito automotor no es una excepción, y aún sin proponérselo, por muchos años han tenido un gusto dudoso que los ha hecho diferenciarse del resto del mundo en cuando a diseño automotriz. Uno observador no muy experto puede dudar al observar un coche europeo de los años 70s acerca de la nacionalidad del mismo, pero nunca puede confundir a un auto americano de esa misma época.



Como si los diseños estándar no fueran de por sí recargados y estrafalarios en muchas ocasiones, una serie de Frankensteins sobre ruedas se conoció a partir de los 70s como “Pimpmobile”. Estos fenómenos fueron muy abundantes y extendidos. Se trataba de creaciones artesanales, como tales únicas y personalizadas.



Las modificaciones iban desde las más superficiales, como cubre faros, ornamentos en la grilla del radiador, sistemas de sonidos caros, colores inusuales, alfombrado e iluminación interior, algunos elementos bizarros como televisión, bolas de cristal tipo “discotheque”, videoreproductores, techos vinílicos acolchados, y hasta transformaciones radicales, como en el caso de combinar plataformas y mecánicas de un coche con carrocerías de otro.



Estos vehículos eran originalmente una demostración de poder de “nuevos ricos”. Tener uno era considerado mayoritariamente en términos peyorativos por el resto del público. Sus usuarios originales eran personajes oscuros que se movían en ambientes marginales: proxenetas, traficantes de drogas, líderes de pandillas de ghetos de las grandes ciudades, como Nueva York, Kansas City, Chicago, Oakland y Los Angeles, como símbolo de su repentina riqueza y poder, y su posicionamiento en la escala jerárquica dentro de esos submundos. Pretendían aparentar poder, mística, glamour y por qué no, amenaza.



Se hicieron muy famosos en la década del 70 con la movida llamada “biaxploitation”, que se manifestaba principalmente en películas apuntadas al público negro urbano, con actores negros y bandas sonoras de funk y soul. A menudo la representación de los negros era estereotipada. Pimpmobiles aparecieron en películas de ese género como “Super Fly”,  “The Mack”, “Willie Dinamita”, “Magnum Force”, “DC Cab”, “Escape from New York” y “Live and let die”.



Lógicamente, esa vidriera de la pantalla grande disparó las conversiones y se hicieron popular, ahora entre todas las razas. Las compañías que se dedicaban a realizarlas florecieron por todas partes. Los coches mas populares para la personalización radical eran Cadillac Eldorado y Lincoln Continental, principalmente los producidos entre 1971 y 1978. No se salvaron del bisturí otros modelos de lujo del escalón siguiente, como Chrysler, Buick y Oldsmobile.



Una de las compañías dedicadas a estas transformaciones fue la que construyó el “Corvorado”, que aparece en “Live and let die” de la saga de James Bond. Se trataba de un Corvette con partes de carrocería de Cadillac Eldorado, de allí su nombre POR CONTRACCIÓN DE “Corvette” y “Eldorado”. La empresa se llamaba Dunham Coachworks, de New Jersey. Otras muy famosas y grandes eran George Barris, E&G Classics, Auto Gard Inc., Wisco, Harper, Universal y muchos talleres artesanales menores. En las empresas de más renombre se hacían las transformaciones mas radicales, como convertir coches de cuatro plazas en dos, alargar o acortar, y construír piezas especiales o adaptar las mismas para los nuevos encastres.



La miniatura es una producción de Universal Hobbies para el coleccionable de James Bond, tiene un personaje de raza negra en su interior, y presenta detalles de terminación de muy buena calidad. Combina el habitáculo del Corvette, con las ópticas traseras del Eldorado 1969, y el frontal del mismo coche de 1973, todo ello confundido y mixturado con múltiples elementos adicionales y modificados. La vista lateral demuestra lo extravagante del conjunto, ya que la corta distancia entre ejes del Corvette genera muy largos voladizos.

CRUISER


sábado, 28 de marzo de 2015

OPEL KADETT AERO (1976)

En 1976, Opel presentó el Kadett Aero, primer representante de una nueva generación de descapotables.




El coche se fabricaba en Stuttgart, en la misma factoría de donde salían los elegantes Bitter CD.



El auto se basaba en la versión dos puertas del KadettC, con un motor de 1,2 litros y apenas 60 caballos de fuerza.



Tenía una barra antivuelco de grandes dimensiones, que mejoraba mucho la rigidez torsional.



Un techo duro y una capota trasera que contenía la luneta, brindaban diversas posibilidades de configuración y de conducción al aire libre.



A partir de 1977 también estuvo disponible una motorización 1,6 litros de 75 HP.



Llegó el final de su producción en 1978, tras la salida de fábrica de 1.332 unidades de este curioso y versátil vehículo. Su legado se llevó posteriormente, ya en el Siglo XXI, a los Astra Twin Top  y Tigra Twin Top.



La miniatura es marca IXO, del coleccionable alemán de Opel.


CRUISER

jueves, 26 de marzo de 2015

BMW M1 (1978)

El BMW M1 era un deportivo fabricado por la casa bávara entre 1978 y 1981.



Fue poducto de una colaboración con Lamborghini, y se constituyó en el primer y único BMW de la historia en contar con un motor de ubicación central trasero.



El impulsor era de seis cilindros en línea de 3,5 litros, inyección directa, cuatro válvulas por cilindro y rendía 273 CV., alcanzando una máxima de 260 km/h.



El objetivo era la homologación para utilizarlo en competencias deportivas.



La carrocería fue diseñada por Giorgetto Giugiaro, inspirándose en el prototipo BMW Turbo de 1972. 



Sólo 456 vehículos fueron construídos, por lo cual es uno de los modelos más raros y escasos de BMW.



Aunque sus éxitos deportivos fueron escasos, el M1 es considerado como un refinado superdeportito, bien en la tradición de la marca, y fue a juicio de los expertos, uno de los diez mejores deportivos de la década de 1970.



La miniatura es Ixo.


CRUISER

martes, 24 de marzo de 2015

BMW 318 (1975)

El BMW Serie 3 es un coche ejecutivo compacto comenzado a fabricar en 1975 y en producción aún al día de hoy, en su sexta generación.



Era el sucesor del exitoso BMW 2002 y mantenía sus líneas generales.



Es el modelo más vendido de la historia de BMW. En su origen fue una berlina de tres volúmenes y dos puertas. Luego se agregaron más versiones de carrocerías.



En su interior, parte de la consola se situaba en ángulo hacia la visión del conductor. Esa característica fue presentada en la Serie 3 y aún hoy se conserva. Desde el punto de vista de la seguridad pasiva, todos los ángulos interiores estaban suavizados y acolchados.



Inicialmente todos los motores eran de cuatro cilindros. En 1977 se añadió una versión de seis.



La miniatura de Minichamps reproduce la versión “318” (El “3” era la serie, y el 18 la cilindrada, en este caso un cuatro cilindros de 1,8 litros).



Esta primera generación se fabricó desde 1975 hasta 1981.



CRUISER


domingo, 22 de marzo de 2015

TOYOTA BANDEIRANTE (LAND CRUISER) (1967)

El Toyota Bandeirante fue la versión brasileña del Land Cruiser. Los “bandeirantes” eran exploradores osados que en el Brasil colonial se internaban en territorios peligrosos y desconocidos. Tal era el espíritu del coche, que en más de una oportunidad se habrá aventurado en regiones donde se hacía camino al andar.



Las primeras unidades del Land Cruiser entraron a Brasil gracias a importadores particulares, a principios de los años 50s. A principios de 1958 la firma japonesa, ya instalada en el país, comenzó a ensamblarlo localmente. En 1962, ya recibió su nombre “Bandeirante”.



Respecto a su competidor, el Jeep Willys, el Bandeirante era un vehículo más grande. Su robustez y durabilidad eran proverbiales, y se hablaba de que hubo propietarios que hicieron un millón de kilómetros sin reparar el motor.



El motor Diesel vibraba mucho, y esas vibraciones se trasladaban al vehículo entero, por lo cual las mayores críticas apuntaban a ese inconveniente. Pero no se trataba de un vehículo destinado al confort sino al trabajo rudo. 



Igualmente sus suspensiones eran ásperas, aunque los pedales de accionamiento de freno y embrague eran de accionamiento suave y liviano. Cuatro tambores sin servo se encargaban de detener la inercia en las ruedas.



A pesar de sucesivos cambios estéticos, el Bandeirante se mantuvo fiel al original espíritu del Land Cruiser a través de las generaciones que se presentaron a lo largo de los 43 años que duró su producción en Brasil.



La miniatura a primera vista puede confundirse con la aparecida en la colección brasileña, pero se trata en realidad de la que salió en la serie “Nuestros queridos autos” de Perú. Aunque ambas son del mismo color, hay una diferencia en el molde, ya que la brasileña tiene escrito “Bandeirante” en relieve en el mismo molde, en los laterales de los guardabarros delanteros, mientras que ésta un anagrama plateado que dice “Land Cruiser” que era el nombre con el que el vehículo se exportaba a ese mercado.




CRUISER