lunes, 2 de marzo de 2015

FIAT DINO 2000 COUPE (1967)

El Fiat Dino Coupe fue presentado un año después de la versión Spider, en el Salón de Ginebra de 1967.



Era diseñado por Bertone, y se basaba en la misma mecánica que el Spider, aunque con su distancia entre ejes algo alargada.



El motor era delantero longitudinal de 1987cc, tracción trasera. La caja era de cinco velocidades y tenía frenos a discos en las cuatro ruedas.



En 1969 se presentó una segunda serie con leves cambios estéticos pero importantes novedades mecánicas. El motor pasaba a ser de 2.418cc y 180 CV. También incorporaba el esquema de suspensiones independientes del Fiat 130.



Aunque este coche jamás se vendió con el logo de Ferrari, no pocos eran los propietarios que se lo incorporaban, no sin derecho.



Pininfarina también había construído dos prototipos de Coupé Dino, aunque no fueron destinados a la fabricación en serie.



Su producción finalizó en 1972, luego de alrededor de 5.500 unidades salidas de fábrica.



La miniatura es Grani & Partners.

CRUISER

sábado, 28 de febrero de 2015

FIAT DINO SPIDER (1966)

La historia del Fiat Dino Spider se remonta a cuando Ferrari necesitaba competir en la categoría Fóirmula 2 con su nuevo motor V6 que llevaba el apodo del hijo de Enzo Ferrari, pero se enfrentaron con el problema de la homologación del impulsor.



Necesariamente, un mínimo número de coches de calle debían ser vendidos con ese motor para lograr la homologación. Para eso se decidió que la marca generalista Fiat equipe una edición especial de sus vehículos con el “purasangre” de Ferrari en sus entrañas.



Como ya hemos visto en este blog la versión coupé, nos enfocamos ahora en la spider, que había sido diseñada por Pininfarina.



Los motores eran fabricados en la Fiat, indistintamente para los Dino coupé y Spider y para los Ferrari Dino 206 GT. No había discriminación según el destino de los mismos, todos eran indistintamente iguales.



En realidad ése era el argumento de Ferrari, pero quienes conocen los pormenores de la trama, sostienen que los impulsores que iban a Maranello tenían 180 CV mientras que los destinados a los Fiatr 160…



Muchas partes mecánicas de Ferrari y Fiat eran intercambiables, mientras que elementos de suspensión, frenos y caja eran comunes con marcas como De Tomaso Pantera, Lamborghini Miura o Aston Martin.



Los Spider eran construídos en las líneas de producción de Ferrari.



Poco mas de 2.000 unidades salieron de fábrica en total.



La miniatura es marca Minichamps.




CRUISER

jueves, 26 de febrero de 2015

ALFA ROMEO 2600 SPRINT (1962)

El Alfa Romeo 2600 era el buque insignia de la marca, producido entre 1961 y 1968.



Era el sucesor del Alfa Romeo 2000 y tenía un motor de seis cilindros. Fue el último de un linaje iniciado en los años 20s, de coches deportivos con motores de ese tipo. En general, en la posguerra la marca se enfocó más a los más económicos propulsores de 4 cilindros.



El 2600 se presentó en el Salón de Ginebra de 1962. Tenía diversas versiones de carrocería, sedán, spider diseñada por Touring y coupé diseñada por Giorgetto Giugiaro para Bertone, que es la que nos ocupa.



Un prototipo de convertible basado en la coupé Sprint fue presentado también por Bertone pero nunca entró en producción. Otros carroceros que incursionaron en la “vestimenta” del 2600 fueron Zagato y OSI.



El Sprint tenía dos carburadores y desarrollaba 145CV. Se produjeron en total 6.999 unidades.



Era un deportivo de gran comodidad, en el cual cuatro adultos se ubicaban perfectamente.



El trabajo de Giugiaro en el diseño fue su primer gran éxito. Las líneas del coche causaron gran admiración y fue un referente en la tendencia mundial por esos años, dejando una importante marca en la historia del diseño automotriz mundial.


Un buen número de 2600 Sprint fueron adquiridos por el gobierno italiano para equipar por la policía y los carabineros como coches patrulla. Eran muy adecuados para persecuciones a altas velocidades para contrarrestar a las bandas motorizadas de delincuentes que florecieron en la Italia de los 60s, lo que inspiró un gran número de películas de la época.

La miniatura es marca Bang, y de fabricación italiana.


CRUISER

martes, 24 de febrero de 2015

CHEVROLET CHEVETTE GP II (1977)

Los coches de serie con “espíritu e imagen deportivos” siempre fueron del agrado del usuario brasileño. Chevrolet tenía su versión “SS” del Opala en ese nicho.

El Chevette era un coche moderno, ágil y divertido de conducir debido a su combinación de bajo peso y tracción trasera. Pero no tenía una versión “sport”. En 1975 aparece la versión “GP” (sigla de “Gran Prix”). Justamente en los primeros años de la década de los 70s la Fórmula 1 internacional comenzaba a ejercer un magnetismo especial para los brasileños. Pilotos locales exitosos y televisación en directo y a colores de las carreras las volvieron muy populares.


El primer GP tenía el mismo motor de 1.398 cc y los mismos 68 CV de la versión estándar. Su “espíritu deportivo” se limitaba a una decoración exterior en negro, como ofrecían los productos contemporáneos de GM en Estados Unidos. El desempeño del coche era muy modesto en relación a la pretendida deportividad de sus siglas “GP”. A pesar de ser el “pace car oficial” de las carreras de Fórmula 1 locales, y de un fallido comercial televisivo donde el coche era acelerado a fondo, y en lugar de quemar neumáticos sólo se escuchaba un leve sonido de los mismos al arrancar, los aficionados se sentían defraudados con el modelo.


En 1977 se lanza el “GP II”, con franjas negras en capó, tapa de baúl y laterales, inscripciones en los zócalos y faros auxiliares en la calandra. Los neumáticos habían sido ensanchados aunque las llantas seguían siendo de 13”. En el tablero presentaba cuentavueltas (elemento muy apreciado por los conductores “deportivos”).


Paradojalmente, todas las pretensiones deportivas del nuevo GP se toparon con la crisis petrolera, que hizo que la marca se empeñara en lograr mejores consumos en sus productos. Al mismo tiempo que se lanzaba el GP II, su motor tuvo que ser modificado para reducir el consumo de combustible en un 20%. Un ahorro notable y un esfuerzo encomiable por parte de los ingenieros de GM, que lo lograron mediante un nuevo comando de válvulas, y la recalibración de carburador y distribuidor, pero que iba a contramano de la imagen deportiva que se quería vender.


El GP II tuvo poco suceso, y fue discontinuado prontamente, luego de vender 66.000 unidades, sumando las GP originales. Debido a su escasez, hoy es muy apreciado y buscado por coleccionistas cariocas.


Hasta hoy, en Brasil, es común que aficionados adapten motores de 2,5 litros del Opala a los Chevettes, Esos coches, bautizados cariñosamente “Chepala” tienen un excelente desempeño. Hay quienes han adaptado también motores 6 cilindros de 4,1 litros, y otros V6 de origen Blazer. Esos experimentos populares demuestran que seguramente hubiera habido un campo fértil para un lanzamiento más osado de GM, de haber dotado al Chevette de un motor realmente potente, los cuales hubieran tenido mucha aceptación entre los entusiastas.


La miniatura es IXO DeAgostini, sólo retocada en las llantas.
CRIUISER

domingo, 22 de febrero de 2015

COMPARATIVO 26: ALFA ROMEO ALFETTA (1972) / ALFA ROMEO FNM 2300 (1975)

El Alfa Romeo 2300 brasileño tomaba elementos estilísticos del Alfetta italiano contemporáneo, pero como hemos visto, se trataba de un coche inspirado en aquél  pero algo distinto. Por empezar, su distancia entre ejes aumentaba en 22 centímetros.  (2,51 contra 2,73m)




En la vista aérea se nota la diferencia de tamaño entre ambos "primos". Los volúmenes que se beneficiaban eran principalmente el habitáculo y el maletero. 



El frontal era lo más parecido entre ambos. El mismo criterio estilístico para resolverlo. Son prácticamente idénticos aunque con la misma diferencia de escala que el resto del conjunto.. En el largo total había diferencias: 4,38 metros contra 4,69. 





En el trasero también se asemejaban bastante, con líneas rectas y modernas, según las tendencias de entonces.  El 2300 era un auto realmente grande.



En el perfil se aprecia claramente que las líneas rectas de los laterales del Alfetta no dejaban de serlo en el coche sudamericano, pero sí se discontinuaban a la altura del pilar C, para posibilitar la conformación del amplio y controvertido volumen del maletero. Existe una salida de aire en el pilar C del coche italiano, que no aparece en el brasileño.  




Las líneas de cintura, diseños de guardabarros, lunetas,  puertas, son muy similares aunque no iguales.
Ambos presentan paragolpes cromados y ópticas traseras rectangulares y horizontales.  




En los interiores, ambos comparten el volante símil madera. Las miniaturas de distinto origen dejan ver también sus indefectibles diferencias de calidad.  

CRUISER