jueves, 29 de enero de 2015

AUSTIN K8 VAN (1950)

El 25 de junio de 1945 Austin presentó al público un prototipo de furgoneta llamado K8. Los trabajos habían comenzado a principios de ese año, y se la conoció como “Van 3 vías” ya que presentaba tres pares de puertas dobles, en los laterales y en la trasera, proporcionando excelente acceso a la zona de carga.


Su diseño era muy futurista, con su frontal inclinado y curvo, y la posición de manejo muy elevada, por lo cual la visibilidad era excelente en comparación con los productos que ofrecía la competencia.



La producción comenzó a principios de 1947, con varios cambios respecto al prototipo, en paragolpes, radiador, estribos de acceso y ruedas.



Tenía una distancia entre ejes pequeña en relación a su largo total y carga útil, lo que lo hacía muy ágil en ciudad.



 Su carga útil de 2,5 toneladas lo hacía muy versátil y adaptable a los más variados usos.



Estaba accionado por un motor Austin de 2.199cc. El cuerpo tenía estructura de madera revestido en láminas de acero.  Incluso las puertas tenían marco estructural de madera. La superficie del suelo estaba cubierta de una mezcla de aserrín y óxido de magnesio.



La versión “ambulancia” como la que reproduce la miniatura de Oxford se ofrecía con diversas configuraciones interiores de asientos y camilla. Las versiones ambulancia se fabricaban en la fábrica de Longbridge como parte del programa de utilidad de posguerra.



La van se terminó de producir en 1954, luego de más de 26.500 unidades salidas de fábrica en todas sus versiones.




CRUISER

martes, 27 de enero de 2015

HUMBER PULLMAN (1953)

La Limousina Humber Pullman fue un vehículo producido en varias generaciones. La primera serie apareció en 1930.



En la posguerra, entre 1948 y 1954 el coche se volvió a producir, con modificaciones y actualizaciones en el diseño.



Tenía un tabique divisorio central para su uso con chofer. Las versiones que no tenían el tabique y eran para uso de conductor propietario no eran “Pullman” sino “Imperial”.



La versión de chasis alargado, como la de la miniatura del fabricante Oxford, se llamaba Humber Pullman MK II.



La versión MK III era idéntica exteriormente, sus modificaciones y mejoras eran mecánicas. Había sido introducida en 1951.  



La versión MK IV presentaba el mismo motor seis cilindros en línea de 4.139cc pero ahora con válvulas a la cabeza. Su potencia publicada era de 113CV.



Un total de 2.200 Pullman fueron producidos entre MK II y MK III. En la actualidad sólo sobreviven ocho ejemplares de esta serie.




CRUISER

domingo, 25 de enero de 2015

COMPARATIVO 25: FORD GALAXIE 500 (1967) / DODGE DART (1975)

Comparamos a dos referentes de la alta gama brasileña: Ford Galaxie y Dodge Dart. Ambos modelos tienen muchas cosas en común, como para realizar esta comparativa. Para comenzar, los dos fueron presentados en Brasil a finales de la década del 60, y pensados para competir entre sí en la parte más alta de la oferta automotor de la incipiente industria local.



Para ese entonces tanto Chrysler como Ford se instalaban en el mercado brasileño con dos novedades que apuntaban a los mas alto del mercado, y que se presentaban al público casi en simultáneo con Estados Unidos. Ambos venían a reemplazar a dos coches anticuados: el Aero Willys fabricado por Ford, y el Simca Itamaraty producido por la filial local de la Chrysler.




Galaxie y Dart eran el sueño de los consumidores con mayores recursos económicos. Aunque en Estados Unidos eran de distinto segmento la plataforme del Galaxie era de las llamadas "tamaño completo" mientras que la del Dart era la llamada "A" de Chrysler, la cual había sido concebida para competir en el sector de los "medianos" y habíia sido presentada en el Valiant, que se ubicaba en el segmento inferior, junto al Falcon de Ford y al Corvair de Chevrolet. El Dart  de la miniatura corresponde a 1975, la única diferencia notable exteriormente respecto al lanzado a fines de los 60s era la ubicación de los faros detrás de la parrilla.


Tres volúmenes bien definidos, coches a tono con la tendencia “más anchos, más bajos” que ya dominaba el mercado norteamericano desde principios de la década de 1960. 



Ambos vehículos no eran competidores directos en su país de origen aunque sí lo fueron en nuestro vecino país. Los dos estuvieron muchos años en el mercado con sus líneas básicas y restylings menores, lo que les granjearon gran cantidad de fanáticos incondicionales. 




En una vista aérea se notan las diferentes dimensiones de ambos, aunque para el consumidor brasileño los dos pertenecieran a la misma categoría y no tuvieran otra competencia más que el Chevrolet Opala, decididamente un coche más chico, versión local del Opel Rekord. Sin embargo, con casi 5 metros de largo, el Dart era realmente un coche grande para los estándares brasileños, aunque considerablemente mas corto que el interminable Galaxie.  



Desde la trasera, los conceptos de diseño seguían siendo parecidos: ôpticas cuadrangulares, amplias lunetas y baúl ancho y bajo. El dilema del consumidor brasileño que apuntaba a estos coches era: "Qué prefieres: el lujo del Galaxie o la versatilidad del Dart?". 

CRUISER



viernes, 23 de enero de 2015

DODGE CHARGER R/T (1975)

En 1971, en plena bonanza económica, las marcas americanas apuntaban a ofrecer sus productos en Brasil. Chrysler presentó un coupé basado en las líneas del Dodge Dart que venía produciendo con mucho éxito. Este deportivo pretendía ser orientado al consumidor joven y con aspiraciones deportivas. El nuevo modelo fue un diseño exclusivo del país vecino, y exteriormente la novedad era que los pilares “C” se extendían hacia el volumen del baúl, formando arbotantes similares a los del Dodge Charger norteamericano contemporáneo.

Aunque el Charger estadounidense se fabricaba sobre otra plataforma y pertenecía a otro segmemto, el nuevo Dart brasileño fue bautizado como “Charger”. Los hubo en dos versiones, la estándar y  “R/T” al igual que los Dodges deportivos de Estados Unidos.

En la parrilla también presentaba los faros ocultos, al igual que su mentor. Tenía butacas individuales, tapizado en cuero y caja de cambios al piso con cuatro velocidades. El motor del R/T tenía  mejores prestaciones y más potencia. Los colores eran vivos y cada año variaba la decoración en forma de franjas que brindaba al coche un mayor aire de deportividad.

Se trató del primer “Muscle Car” brasileño, cuando por la misma época en Argentina Chrysler también incursionaba en la temática presentando el primer “Muscle Car” exclusivo para nuestro país, el Dodge GTX.


El Charger brasileño es un objeto de culto para coleccionistas de todo el mundo, en especial norteamericanos, que pueden pagar por un modelo 1971 hasta 50.000 dólares.




El Charger básico tenía el motor Slant Six, mientras que el R/T equipaba el motor más grande jamás construído en Brasil, y quizás el mejor de todos los que alguna vez hayan salido de una factoría carioca: un V8 de 5.212 cm3 con un desarrollo de 205 caballos de fuerza, con el cual se alcanzaba una máxima de 180 km/h.



Con sucesivos restylings y cambios de nombre, el último Dart brasileño salió de fábrica en 1981, cuando Chrysler cerró sus puertas y fue comprado en la región por VW, en un momento en el que la crisis petrolera ya había hecho pasar a la historia a los grandes “devoradores de combustible” y el mercado apuntaba a productos más pequeños y económicos.



La miniatura es del coleccionable “Carros Inesquecíveis do Brasil”, es otro molde inédito y sólo le he pintado los escapes, los agujeros de las llantas y una mano de barniz mate sobre las mismas que eran de color plateado, para darles la apariencia de aluminio que en realidad tenían. La miniatura tiene un buen trabajo en el techo vinílico, ópticas y calcos, con tampografías muy pequeñas y prolijas. Es notable cómo han resuelto la parrilla con los faros ocultos tras la rejilla, la cual está en realidad impresa sobre un acrílico transparente.

CRUISER


miércoles, 21 de enero de 2015

DODGE CHARGER R/T 440 MAGNUM (1970)

La versión más potente salida de fábrica del Charger R/T 1970 era la denominada “440 Magnum”.



La experiencia a bordo del Challenger 1970 era descrita por una revista de la época (“Motor Trend Magazine”) de la siguiente manera: “Después de hundirse en asientos blandos que se ven y sienten como de cuero real, se mira afuera y se ven espeluznantes destellos de metal, y sombras fascinantemente hipnóticas, que calman el sol y hacen que el coche lo proteja a uno en un abrazo casi orgánico”.



“Las apariencias son seductoras desde todos los ángulos. Los instrumentos están ahí en blanco sobre negro, bien calibrados y con información precisa, abundan diales y sensores (…) El nivel de confort y equipamiento será difícil de ser igualado por cualquier fabricante este año”.



La versión Magnum contaba con un detalle de serie asombroso: La palanca de cambios era la empuñadura de un arma de la marca “Magnum”.



El “Magnum” traía caja de cuatro velocidades, y su poderoso V8 de 7.206cc rendía 375 CV. También tenía caja automática de tres marchas “Torque Flite”.



Medía 5,30 m. de largo y 2,08 de ancho. Su distancia entre ejes era de 2,92m. y su peso 1.760kg.



Desarrollaba una máxima de 211 km/h y aceleraba de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos. Pagaba ese precio con un consumo de casi 25 litros cada 100 kilómetros recorridos.



Las ópticas traseras del Charger 70 eran longitudinales de una sola pieza y reemplazaban las redondas que tenía la versión precedente. Fueron comparadas con “palos de hockey alargados”.



Unos 49.800 Chargers fueron fabricados en 1970, entre todas sus versiones.



La miniatura es de la marca Auto World, pertenece a la firma americana ERTL y hasta el día de hoy ha fabricado cuatro o cinco modelos de clásicos americanos en resina. Lástima que no tengo la habilidad de la mayoría de mis colegas blogueros para tomar fotos con zoom, pero esta miniatura tiene resuelta en su interior la palanca de cambios en forma de empuñadura de revólver “Magnum”.



CRUISER