domingo, 10 de octubre de 2021

IAME JUSTICIALISTA PICK-UP (1952)

 

En el año 1951, y en el marco del impulso que el Estado argentino quería darle a la producción local de automóviles, se creó la IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) en reemplazo del Instituto Aerotécnico. El objetivo de IAME era nuclear la Fábrica Militar de Aviones y la proyectada producción de automóviles, motocicletas y tractores.

 


Los primeros automóviles que se diseñaron y construyeron en IAME recibieron el nombre de Institec, acrónimo de Instituto Técnico, antigua denominación de la empresa.

 


Prontamente el partido político gobernante bautizó a los coches con su propio nombre, “Justicialista”. El objetivo era producir cinco mil unidades de ese vehículo en el primer año de fabricación.

 


El diseño del modelo Institec/Justicialista sugería inspiración en las líneas del Chevrolet 1949, aunque su aspecto no difería de varios más, ya que por entonces esas líneas eran universalmente utilizadas.

 


Se produjeron tres siluetas: sedán, rural y pickup. Mas tarde se agregaron unidades coupé y convertible. La que nos ocupa en esta entrada es la camioneta, que hasta el pilar B compartía diseño con las otras dos versiones. La producción de este utilitario se dio en paralelo con la del exitoso Rastrojero, que luego sobreviviría largamente a los modelos Institec.

 


En las instalaciones de IAME se producían las pickups en su totalidad. En lugar de una cadena de montaje, los motores se armaban sobre una mesa de dos metros de ancho por treinta de largo, en la cual se movilizaban carritos que recorrían los distintos sectores de ensamblaje. Sistemas similares se encargaban de otras partes mecánicas como dirección, suspensiones y cajas de velocidades. En las 20 manzanas del complejo fabril se construían hasta los tornillos que se utilizaban en los vehículos.

 


Las instalaciones contaban con una carpintería donde se producían las cajas de madera. Los impulsores eran tricilíndricos de dos tiempos y 690cc de cubicaje. Rendía modestos 24CV. La carrocería era montada sobre chasis, por lo que se podían realizar tantas opciones de la misma con más facilidad.

 


 

Las suspensiones eran independientes y la caja de cambios tenía tres velocidades. La tracción era delantera y dinámicamente los utilitarios se comportaban muy bien, aunque se decía que una caja de cuatro marchas hubiera mejorado el rendimiento del pequeño motor especialmente en caminos de montaña.

 


Las cajas de madera eran equipo corriente tanto en nuestro país como en el resto del mundo. Aún así, además de esa opción, la Justicialista se podía adquirir con cajas metálicas abiertas o cerradas tipo furgón. A las cajas de madera se les solía complementar con arcos metálicos para soportar cubiertas de lona para proteger la carga.

 


La capacidad de carga era de media tonelada. La camioneta se produjo por cinco años a partir de 1952. La idea del peronismo de bautizar a esta línea con el nombre de su partido (de clara inspiración en el fascismo italiano en sus orígenes) no demostró ser una buena estrategia de marketing. Quienes no simpatizaban con esas ideas, jamás comprarían un vehículo con tal nombre. Por lo tanto su suerte comercial fue muy distinta a la del laborioso Rastrojero, que se convirtió en un éxito comercial absoluto, despojado de ideología política en su nomenclatura. En período comparativo idéntico, se vendieron 2.659 pickups Justicialista contra más de 30.000 Rastojero.

 


A partir de 1955 y del golpe militar que derrocó al peronismo, la fábrica incorporó el motor Wartburg de 901cc y 37CV. Los vehículos de la gama pasaron a llamarse “Graciela”. Con el nuevo impulsor, el rendimiento era de 13 kilómetros por litro de nafta, y la velocidad máxima alcanzaba los 110 km/h.

 


En esta entrada vemos dos unidades, una aparecida en la versión original de Autos Inolvidables Argentinos y la otra en la serie de Servicios también editada por Salvat. En ambas se aprecian niveles diferentes de terminación. En la versión comercial, de color celeste, se distinguen piezas cromadas como tazas, paracolpes y parrillas, mientras que la de color verde es aparentemente mas básica, con todas esas piezas pintadas con pintura común de carrocería.

 

A pesar de tener un buen molde, inexplicablemente las cajas de madera no presentan un agujero en la zona de los guardabarros traseros, que hubiera permitido dejar los mismos a la vista y apreciar la cara interna de los mismos, como ocurría en la realidad, por ello realicé un cambio en esas partes. En la versión comercial de gomina “Brancato” pinté esos abultamientos en color carrocería, ya que los mismos son poco visibles debajo de la lona.

 

En cambio en la versión de caja abierta, opté por perforar esos “buches” a los efectos de dejar visibles los guardabarros originales, que me parece que hubiera sido la forma correcta de matrizar la pieza que simula la caja de madera. También "ensucié" un poco con pintura la caja de madera a fin de darle apariencia más real, y alejarla de la imagen "juguetosa" que presentaba la pieza apenas sale del blister. 

 

CRUISER

4 comentarios:

  1. Bella estampa la de este Pikup con su caja de madera, me gusta el resultado que le deja, pese a parecer algo tosca en lo que la cabina se refiere, pero supongo que el real, sería así

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Yo estaba haciendo un Sedan Graciela 1/43, gracias Salvat!

    ResponderEliminar
  3. Gran verdad tu mención sobre el uso político, y su denominación ad hoc, lamentablemente, selló la (mala) suerte de toda la producción (tal cual lo expresás, medio país no compraría jamás ese nombre y ese escudo en la trompa, como si compraron al rastrojo) que, quizás, hubiera podido ser mas extensa, tal como el Rastrojero, pero, en historia, el si...hipotético, siempre queda como incógnita. Solamente tengo la de R y S, a la que, inevitablemente, me estás obligando a retocar, cosas que no le di ni 5 de bolilla, y, ahora, ya las veo como corregibles, es el problema de leer a alguien que mejora lo que toca. Por lo demás, son pocos los detalles que veo corregibles, siendo que, la única que ví alguna vez en vivo, me guio por las fotos. Personalmente, trataría de cambiar el espejo retrovisor por un palito con un espejo circular (el que se ve en la foto de entrada), probablemente, intentaría afinar el divisor central del parabrisas y el filete vertical de los ventiletes (estas últimas dos cosas, bien de caprichoso), por lo demás, pareciera responder probadamente a la real, tanto en su versión lujosa (...?) como en la "base". A mi gusto, linda réplica. Un saludo grande. Luis

    ResponderEliminar
  4. Muy buena crónica, entiendo que como modelo puede ser interesante para los coleccionistas, personalmente pasé totalmente de largo porque sólo compro los modelos que me gustan y/o me simpatizan, claramente no es este el caso...

    ResponderEliminar