miércoles, 21 de julio de 2021

DODGE COUPE GTX V8 (1973)

 

La Dodge GTX es probablemente el más icónico de los Muscle Cars argentinos de los años 70s. Aparecida a finales de los 60s como reemplazo de la línea Valiant, los nuevos Dodge eran los primeros autos de turismo en llevar esa marca en Argentina, la que sólo estaba presente para pick ups.

 


Se trataba de coches grandes y modernos, con longitudes en torno de los cinco metros. De ellos, el buque insignia era el modelo “Coronado”. A poco, la filial local de Chrysler también pensó en introducir un modelo deportivo a fin de competir con las coupés Torino y Chevy que por entonces eran una novedad e inauguraban el nicho de las grandes coupés, segmento que hizo tanta historia en nuestro país, que hasta el día de hoy protagonizan la categoría deportiva del TC, la más popular del país y la de más historia en el mundo.

 

Las líneas de la coupé de Dodge, si bien se parecían a las de algunos modelos Chrysler americanos, era exclusiva para el mercado local, por lo cual se puede hablar de este auto como un verdadero coche argentino. Originalmente montaba un motor de seis cilindros en línea, igual a los de sus hermanos de cuatro puertas.



La versión GTX V8 era el tope de gama, complementada con la Polara Coupé, de menor equipamiento e impulsor de seis cilindros en línea. La GTX equipó un impulsor de origen mexicano, de 5,2 litros de cilindrada y 212 HP, asociado a una transmisión manual de cuatro velocidades. Se trató éste de uno de los motores más grandes jamás montado sobre un vehículo de producción nacional, incluyendo a las camionetas.


Las líneas externas de la coupé eran muy armónicas, dinámicas y deportivas. Las GTX se complementaban con techos de vinilo. El interior era de tapizados negros, con apliques de madera en partes del tablero y aro de volante.

 


En 1973 unos ajustes mecánicos elevaron la potencia del bólido a 230 HP, convirtiéndose en el coche más poderoso del mercado. La principal contra de la coupé de Dodge era su consumo. Llenar el tanque de 68 litros era caro, y para peor su contenido se diluía muy rápidamente debido a su alto consumo.

 


 Su velocidad máxima alcanzaba los deseados 200 km/h. La Crisis del Petróleo hizo que la vida de la GTX V8 fuera corta, y sus ventas tampoco fueran numerosas. La fábrica la reemplazó por la nueva y llamativa RT, pero con motores solamente de seis cilindros.

 


La miniatura es de la colección Autos Inolvidables Argentinos de Salvat, con retoques en interiores y con una mejora en el molde a la altura de las ventanillas traseras, para corregir un defecto del mismo.

 


CRUISER

3 comentarios:

  1. Brutal la chancha colorada, el rojo le sienta mucho mejor que el celeste rayado!

    ResponderEliminar
  2. Un coche hermoso, estética y visualmente a la altura de esas brutales y tan admiradas bestias americanas, Muscle Cars. Y el único que realmente merece situarse en ese trono de los que tuvimos en estas pampas. Un diseño fantástico, con agresividad y armonía al mismo tiempo.
    A mi gusto personal, prefiero la RT. Y nunca me canso de repetirlo: La Triada de los más bellos, la Sagrada Familia Argenta, la conforman esta belleza, la Coupé Fiat 1500 Vignale y (mi-favorita-absoluta), la Coupé Ford Taunus de segunda generación, especialmente su versión SP5.
    Muy buena intervención del gran Diego, esas mejoras en el contorno, mejoran mucho al autito.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena miniatura de un coche precioso, tal cual decís.
    En mi caso me gusta mas la RT a pesar de que muchos se quejaron del color "celeste pastel", a mi me encanta, incluso la veo mejor terminada que esta GTX.

    ResponderEliminar