martes, 28 de febrero de 2017

CHEVROLET OPALA COUPE GRAN LUXO (1971)

El Chevrolet Opala coupé fue desde sus inicios un coche que en Brasil suscitó un fanatismo extremo.. Era el coche más veloz del país hasta la aparición de los Ford Maverick y Dodge Dart, aunque éstos tenían motores V8, de los que el Opala nunca dispuso.


La popularidad del Opala en el vecino país es comparable con la que en Argentina disfrutó la coupé Chevy, con la diferencia de que la Opala estuvo mucho más tiempo en producción que su prima local, y presentó también varias reestilizaciones, sin variar nunca las líneas generales, que provenían del Opel Rekord C alemán.


La historia del modelo brasileño se remonta a mediados de la década de los 60s, cuando la General Motors do Brasil, especializada en camiones y utilitarios desde 1925, decidió incursionar en la producción de automóviles de turismo. Para fabricar el primer Chevrolet nacional, las opciones eran desde los estadounidenses Impala y Nova hasta los modelos más económicos de la Opel de Alemania, como Kadett, Olimpia o Rekord, que llegaban por entonces al país vecino importados en pocas unidades.


La cuestión se resolvió cuando GMB se decidió por el Rekord alemán. La primera presentación fue la del sedán de cuatro puertas, en dos versiones, “Especial” (modelo básico) y “Luxo”, el más equipado. Algunas diferencias había entre el producto brasileño y el alemán. En la adaptación local se presentaban ópticas principales redondas en reemplazo de las rectangulares del modelo de origen. También las luces de giro se ubicaban en los paragolpes en lugar de hacerlo en los laterales de los guardabarros.


Los motores eran de cuatro cilindros “Iron Duke”, de 2509cc y 80CV, proveniente del Chevrolet Nova y de seis cilindros en línea de 3.769cc y 125 CV que equipaba también al Impala, ambos modelos de la GM norteamericana. Eran de concepción tradicional con block y tapa de fundición de hierro, con carburadores de cuerpo simple. 


En 1971 se presenta la coupé Opala, junto con una nueva opción de equipamiento. La gama quedaba de la siguiente forma: “Especial” (básica), “SS” (deportivo· y “Gran Luxo”. Que era el tope de gama. La novedad se acompañaba con un rediseño de la parrilla, que ahora se presentaba dividida al medio al estilo Pontiac, con el logo Chevrolet en la parte central.


La coupé pronto se convirtió en el modelo más exitoso de la marca, desplazando de las preferencias al sedán de cuatro puertas. Su silueta fastback, la ausencia de pilar “B” y la ausencia de elementos cromados, lo hacían atractivo para quienes preferían un coche de aspecto deportivo y moderno.


La versión “Gran Luxo” tenía la opción de techo vinílico, y equipamiento compartido con las versiones “SS”: butacas delanteras individuales, volante de tres rayos, y motor de 4,1 litros con cada de 4 velocidades. En 1972 incorporó traba de volante y tapa de tanque de combustible con llave.


La miniatura es de origen Ixo-Salvat y pertenece a la Chevrolet Collection brasileña, y es bastante fiel en general, aunque falla en la representación de las ruedas, sus llantas inexplicablemente carecen del tapacubos cromado típico del modelo, y sus neumáticos del bandalín blanco. Le detallé el interior en tablero y apliques de madera en puertas, ya que los tapizados de esta versión eran originalmente de cuero negro.


CRUISER

8 comentarios:

  1. El Chevrolet Opala, fué uno de los mejores automóviles que se trajeron a Chile, tanto así que una parte llegó como taxis, originales con motor de 4 cilindros en línea de 2.0 c.c. Tuvimos un "SS" de 4.1, con servo y frenos de disco delanteros "full equipo", estuvo en la familia por casi diez años. Todavía se recuerda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las llantas de la maqueta son las "más corrientes", porque en el catálogo del Opala vienen más bonitas y super deportivas, con neumáticos anchos.

      Eliminar
    2. Así es, Carlos, como decía en el texto, las llantas son lo más criticado de la maqueta. En la fotodel coche original se ven los embellecedores que la maqueta debería haber tenido.
      Eran coches hechos para durar, por eso fueron tan longevos y estuvieron tanto tiempo en la oferta de GM. En unos días veremos otra versión, una de las últimas, para apreciar cómo el auto se mantuvo atractivo a pesar de los años.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Precioso este Chevy esta muy bello con un color que le sienta como un guante

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Una preciosidad de miniatura, en serio que me pareció de las mejores de las que aparecieron por Sudamérica! Los colores, algunos detalles... casi todo luce estupendamente.

    Enhorabuena por tener semejante modelo, te lo envidio!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Realmente precioso este Opala, lo había visto en ebay los otros días.
    Ojala los de Salvat tuvieran este nivel de detallado en las miniaturas.

    ResponderEliminar
  5. Lindo opala, me encanta anaranjado.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  6. por alguna razòn, estos opels devenidos en coupè, siempre me resultan desproporcionados, como que tienen una cola muy larga.
    quizàs en directo la sensaciòn sea distinta.
    se ve màs liviano que el chevy, debiò andar lindo...

    ResponderEliminar