sábado, 10 de abril de 2021

IES GRINGO (1989)

 

La firma autopartista IES fue la continuadora de la historia de Citroën en nuestro país, produciendo los modelos 3CV, América, Super America, Gringa y Safari. En 1989 produjo un utilitario derivado del modelo Gringa, que tenía la apariencia de un jeep carrozado, con capacidad para 4 ocupantes, sobre la misma plataforma de aquélla.

 

Eduardo Sal-Lari llamó “Gringo” a este vehículo en homenaje a su hijo, apodado así.

 

Se trataba de un modelo de doble tracción que se anticipaba en varios años a la moda mundial de los SUVs que un par de décadas después desplazaría casi por completo a los tradicionales automóviles de turismo de prácticamente todas las calles del mundo.

 

La carrocería era de plástico reforzado con perfiles de acero, era 31 cm mas corta que la de la pickup, y se producía en Uruguay. Presentaba líneas rectas y amplia superficie acristalada. Tenía un portón trasero de apertura lateral y de él colgaba la rueda de auxilio, en otro anticipo de la moda de un par de décadas después.

 

Las ópticas eran idénticas a las que montaba el modelo Super America, complementadas con las luces de posición en la misma curiosa disposición que en la pickup.

 

El interior era espartano y también compartía elementos con los demás modelos de la marca. Tenía también tarjeta de arranque antirrobo. El motor era el conocido bicilíndrico bóxer de 635cc que rendía 37CV. La tracción integral se habilitaba mediante un comando colocado delante de la palanca de cambios. Dos barras portaequipajes eran de serie en el techo, lo que confirmaba su direccionamiento al nicho de los vehículos recreativos.

 



Tenía suspensiones independientes en las cuatro ruedas, esquema heredado del Super America, y frenos delanteros a discos. La velocidad máxima declarada por fábrica era de 115 km/h.

 


Alrededor de una decena de estos utilitarios fueron producidos cuasi artesanalmente por IES antes de que la crisis hiperinflacionaria terminara con la empresa. Lamentablemente para todos, porque sin dudas el Gringo hubiera sido un éxito asegurado en el contexto local, al ser un vehículo novedoso, sin competencia en su nicho, económico y anticipado en muchos años a la moda venidera.

 

La maqueta es otra de las excelentes novedades de la serie “Autos Inolvidables Argentinos”, y tiene retoques de color en interiores.

 

CRUISER

5 comentarios:

  1. Feliz llegada la del gringo a la colección, último intento del Ing Sal-Lari de salir a flote, que, lamentablemente no logró su cometido. La miniatura, de mas que correcta confección, y, con tus toques, mejor aún. Saludos. Luis

    ResponderEliminar
  2. No sé si decir que era una belleza, pero seguramente la historia no hubiera sido igual si esta industria hubiera seguido creciendo con tanto entusiasmo.
    El modelo se ve prolijo, pero creo que las ruedas deberían ser un talle menor.

    ResponderEliminar
  3. No leí críticas de la época (si es que las hubo), pero me pregunto cómo haría para mover la 4x4 con el motor del Citroen, que ya andaba justo para lo que fue concebido. La miniatura esta muy buena, y coincido en que las ruedas están algo grandes.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno. Tracción total al estilo Mehari , carrocería de plástico, bicilíndrico subido a 635 cc...
    Me gusta su estética, especialmente los faros delanteros al estilo del Lada Niva (siempre vigente, activo y en fabricación).
    Como ya comentamos en otra entrega que publicaste sobre IES, es una pena que iniciativas técnicas y comerciales como ésta se queden en agua de borrajas. Ojalá se conserve alguno. Hay que felicitar a los artífices de la serie por su inclusión y a los coleccionistas que lo compran, mejoran y divulgan.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. miniatura de esas que no esperas, pero cuando aparecen, se hacen desear, y al comprarla, te enteras de su historia y la pasión y el esfuerzo de su creador para realizar sus sueños
    realmente me encanto, esta bien hecha, y es fiel resultado, de su historia, en este país de idas y vueltas

    ResponderEliminar