miércoles, 2 de enero de 2019

TC - FORD COUPE – RODOLFO DE ALZAGA (1959)

El TC de Posguerra, reaparecido en 1947, había sido dominado por una marca, Ford, y un apellido, Gálvez. La pelea contra ellos parecía perdida antes de empezar, por parte de los muchos y rutilantes nombres y las impotentes máquinas que intentaban en vano destronarlos.



El comienzo del campeonato 1959 no parecía diferir de los anteriores, y la hegemonía de los Gálvez amenazaba con extenderse un año mas. Entre los que pugnaban por acceder al lugar de privilegio en la categoría, existían algunos personajes más dignos de películas de cine que de las pistas.



Pilotos que pertenecían a la clase alta de Buenos Aires como Carlos “Charly” Menditeguy y Rodolfo Carlos José de Alzaga Unzué, “El Niño Carlos”. Estos playboys de la noche porteña no sólo contaban con los medios para hacerse de autos de carrera competitivos sino que demostraron tener la pasta necesaria para pilotearlos en las condiciones más extremas, pistas, caminos y montañas.



Aprovechando que a Chevrolet se le venía negando el éxito desde hacía mucho tiempo, y de un par de épicas actuaciones que incluyeron el triunfo en el Gran Premio Argentino, Rodolfo de Alzaga inscribió su nombre en la historia del TC alzándose con el título de 1969 y cortando una seguidilla de 12 campeonatos repartidos entre los hermanos Gálvez.



Rodolfo había nacido en 1939 en Buenos Aires y debutó en TC el 29 de marzo de 1953. Con un historial ajustadísimo (de 178 carreras en las que participó ganó sólo 7 y se alzó con una corona), De Alzaga logró instalarse en el selecto grupo de campeones de TC en un tiempo al que los aficionados califican como la era dorada de la categoría.



Su primer auto lo había comprado con un dinero que su padre le entregó al cumplir la mayoría de edad. Lo llevó a un taller mecánico de Palermo a fin de prepararlo pero la fortuna no lo acompañaba. No sólo que el auto no era competitivo sino que ni siquiera podía completar las carreras. 



Su suerte cambió en 1957 cuando adquirió un Ford V8 al corredor Logulo. Puesto en manos de un buen preparador , mecánico y acompañante (Colanero), le permitió clasificar dentro de los cuatro primeros en el setenta por ciento de las carreras disputadas.



Para ese entonces las modificaciones a las coupés ya empezaban a ser más profundas, y la apariencia de las mismas ya no era simplemente las del coche normal sino que se empezaba a trabajar más sobre los chasis y las suspensiones, lo que les confería una apariencia más “de carrera” que sus predecesores.




A los 50 años, Rodolfo se retiró del automovilismo, dedicándose a administrar la fortuna familiar. La maqueta es de la colección TC de Planeta/DeAgostini, y sólo tiene como retoque una leve “ensuciada” de las llantas, que cuando salen del blister le dan a la miniatura la apariencia de juguete.




CRUISER

9 comentarios:

  1. El Niño Rolo, personaje de una aristocracia criolla que no temía a bajar al vulgo. Hay una anécdota que lo pinta de cuerpo entero: en una carrera de Turismo corrió con una Alfa 2600, conocida por su excesivo consumo de nafta. Gana la carrera, y al finalizar, él que no era precisamente abstemio, comenta "Este es el único auto que chupa más que yo".
    Del modelo iba a criticarle que era muy culón, pero en fotos del auto original era así.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buen aporte, Américo!
      Acá está el Alfa 2600:
      clasicosenescala.blogspot.com/2015/02/alfa-romeo-2600-sprint-1962.html
      Saludos!

      Eliminar
  2. Interesante la leyenda de los caballeros del TC, sé que hubo varios superhombres que abandonaron o resignaron carreras para auxiliar a un compañero (creo recordar el nombre de Eusebio Mansilla). Lástima que llegamos casi ochenta años tarde.
    Los autos no me gustan tanto, uno me gusta, dos me atraen, tres no me atraen tanto y cuatro ya me cansan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este en particular muestra una evolución en las famosas cupecitas, es un poco mas bajo que los de la década anterior, de los que han salido hasta ahora, está a medio camino entre los Ford de los Gálvez y la Coloradita de Bordeu, que era más baja.
      Saludos!!

      Eliminar
    2. sisi, se nota ese término medio que mencionás.
      tan baja se ve que me dan ganas de serrucharle el techo y hacer un hotrod!

      Eliminar
  3. Ostatnio w końcu kupiłem kilka modeli z tej serii :)
    Świetne są :)
    Pozdrowienia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dobrze, że udało ci się je zdobyć! Interesujące modele zamierzają zrekonstruować historię sportów motorowych w tej części świata. Jest to najstarsza kategoria sportów samochodowych na świecie, z rekordem Guinessa. Dlatego istnieje wiele różnych modeli, od najstarszych do najnowocześniejszych.
      Pozdrowienia!

      Eliminar
  4. Me gusta mucho porque empieza a notarse el cambio en la línea de estas cupecitas: no más esos cuadrados de los primeros años, ya es más bajo y aerodinámico; pero no tanto como el de Bordeu y el Baufer de Pairetti:
    http://juanhracingteam.blogspot.com/2015/04/282-baufer-coupe-chevrolet.html
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, justamente ése es su atractivo principal, ser un eslabón evolutivo entre aquellos y los últimos, que ya eran casi prototipos. Me gusta mucho esta miniatura.
      Saludos!

      Eliminar