sábado, 10 de junio de 2017

RENAULT 18 GTX II (1987)

Al momento de su presentación en Francia, en 1978, el Renault 18 era el modelo más moderno, más veloz y mas caro de la marca. En 1981 en Argentina se había dejado de fabricar el mítico Torino, y Renault debía tener en su oferta buenos productos para reemplazarlo y estar a la altura de su leyenda.



Los Renault 18 y Fuego fueron la apuesta de la filial local. En principio apareció la versión TX, similar a la francesa, aunque ésta ya estaba sufriendo su primer restyling. La Fuego y las Break llegaron al año siguiente.



El Renault 18 fue un éxito inmediato. Su moderna concepción, sus formas exteriores, sus cuidados interiores y la potencia de su mecánica, sumado a su robustez estructural no tardaron de ponerlo al tope de la oferta automotriz local. Con los años se sumaron nuevas versiones. El GTX era prácticamente un Fuego con vestimenta “normal”. En 1986 aparece el GTX II. Tenía paragolpes plásticos envolventes que reemplazaban a los originales (que eran de una combinación de metal, plástico y goma).



Nuevas molduras exteriores, un particular alerón trasero, y un aplique frontal que visualmente reducía la parrilla, eran sus características exteriores, que se complementaban con llantas de diseño específico.



Presentaba nuevo tablero interior, con mucha información, nuevas butacas y nuevos tapizados. En cuanto a equipamiento, tenía cierre de puertas centralizado con comando a distancia y computadora de a bordo, dos elementos inéditos en el mercado local de esos años.



La caja manual era de cinco marchas, ya presente en las anteriores versiones GTX. Las plazas traseras no eran las más cómodas del mercado, se echaba de menos mayor espacio para las piernas de los pasajeros de atrás, rubro en el que el veterano Peugeot 504 seguía siendo imbatible. El baúl tenía buena capacidad, pero su boca de carga era algo alta. El motor no presentaba novedades. Era el mismo de 1995cc. naftero, con árbol de levas a la cabeza. Su potencia era de 103 CV. Los frenos delanteros eran de disco y los traseros a tambor. Su velocidad máxima llegaba a los 171 km/h. El largo del coche era de 4.468mm, el ancho 1.686mm y el ancho 1.420mm. Su distancia entre ejes era de 2.441mm.



La miniatura de Salvat es una grata sorpresa, ya que ni el aficionado más optimista hubiera pensado que la versión del R 18 anunciada sería ésta. En realidad es la primera vez que se ve este GTX II en colección alguna. Ni siquiera en Francia había aparecido antes. En general está bien resuelta. El frontal está bien logrado, comprendiendo los faros integrados con los pilotos, los nuevos paragolpes y spoiler. El relieve de las molduras laterales aparentemente no fue reformulado, y pareciera que son idénticas a las del molde anterior. Las del GTX II eran un poco mas anchas que las del GTX.



En el sector posteriorla continuación del a moldura sobre el guardabarros trasero no es tal, sino sólo un aplique de pintura. El alerón trasero tiene una particular resolución. Es una pieza de plástico postiza que baja en los laterales y se acopla (de manera no muy feliz) a las franjas laterales. Sin dudas que han usado un método simple y adecuado para la producción en grandes series, pero en realidad no había en ese tramo lateral ningún acople ya que era una sola pieza plástica hasta la tapa del baúl. En el caso de mi  miniatura hube de sacar la pieza y reubicarla porque vista desde los laterales se notaba mucho la discontinuidad entre la franja de pintura negra y la pieza plástica.



Los interiores son los mismos del molde anterior del Renault 18, que ya había aparecido en colecciones europeas y colombiana. Allí hay otro error, porque el del GTX IIera distinto, con tablero mas grande, y butacas de otro diseño. Más adecuadas hubieran sido las que se usaron en la miniatura reciente de la versión Fuego. Al ser los interiores totalmente negros en el blister, es un detalle que no se nota, pero al pretender colorearlos saltan mucho a la vista.
Como habitualmente, le introduje modificaciones. Pinté los interiores, pero previamente tuve que reformular el tablero con resina epoxi, a fin de aproximarlo al menos al del GTX II. Las butacas en cambio las dejé como estaban. Utilicé colores típicos de la época y el modelo. Repasé las ópticas traseras, que no son de acrílico transparente sino de plástico cromado pintado. Como he dicho, reubiqué el alerón, pinté el espejo retrovisor interno y el escape y agregué una antena de radio. Las llantas no tienen ningún agregado. Presentan un centro negro, también las hubo sin él, pero ambas son válidas.

En definitiva, una muy buena sorpresa la que nos dio la editorial Salvat con este modelo, uno distinto a todos los que había en 1/43. Esto abre nuevas y buenas perspectivas para lo que se viene.

CRUISER


14 comentarios:

  1. Pues si que es una alegría ver este R-18, me encanta la miniatura ademas de ser una primicia como bien comentáis.

    Lo mejor de ella el color rojo que le sienta como un guante


    Enhorabuena por él


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Relmente el color está lindo, y fue muy abundante por aquí. Era el que le daba mas deportividad.
      Saludos!

      Eliminar
  2. Yo le hice los mismos retoques que vos al mio, salvo el tablero ya que aun no me doy maña para hacer ese tipo de modificaciones.
    Este modelo me genero muchas expectativas, ya que Salvat lo anuncio en su pagina de facebook con una foto de portada muy prometedora en donde se vislumbraba un modelo espectacular.......y no resulto ser así. Todos coinciden en que hasta ahora es el que peor terminaciones (y en algunso casos faltantes: espejos, parrilla, paragolpes, faros.....) trajo de fabrica, mas aun que el Fiat 1500. Por eso hay que meterle mano y "pulirlo" para que quede bien. Se agradecen las llantas de este GTX II, lo mejor del modelo sin dudas. Esperemos que la Chevy este buena, falta una semana para que salga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, la verdad, éste tuvo muchos problemas. Parece resuelto un poco a las apuradas. Pero bueno, siempre se puede corregir, mientras no falten piezas, aunque en algunos casos vino con faltantes.
      Saludos!

      Eliminar
  3. A pesar de la falta de calidad general (horribles esos limpiaparabrisas...) y el mal montaje, creo que es uno de los mejores R18 disponibles hasta hoy. Le sienta muy bien el color y las llantas, luego ya el dueño si le mete mano y lo mejora pues todavía lucirá mejor!

    Ojalá salga como IXO "pata negra", sería un bombazo. Mientras, sigo buscando el de Altaya que salió en España (el marrón), una pieza complicada y cara.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí en esta parte del mundo, muchos hemos reemplazado al marrón de Altaya por el colombiano. El marrón está bien, pero tiene el defecto de que se han olvidado de hacerle el parante vertical que divide la parte móvil de la fija en las ventanillas traseras.
      Saludos!

      Eliminar
  4. el aleròn estaba levantado (con luz en su parte media) o pegado al baùl en toda su extensiòn?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba encastrado con dos pernos sobresalientes, en sendos agujeros. Pero viendo las fotos no me convence cómo quedó. Es factible que lo despegue y siga trabajando en él, posiblemente retocando también las pinturas negras de los laterales de manera de que coincidan lo más posible con el postizo.
      Saludos!

      Eliminar
  5. Hasta ahora es el ejemplar que sí o sí requiere emprolijado, ya que vino prácticamente armado con los dientes, y además todo engrasado o aceitado (de adentro y afuera) algo insólito que jamás vi en ninguna miniatura en 20 años de coleccionar. En estos momentos tengo el mío desarmado y en proceso de más o menos lo mismo que vos le hiciste. El volante siempre fue negro en los R18, en el GTXII tenia los brazos color acero y el centro negro.
    Como vos bien decís es un modelo inédito, con lo cual pese a sus fallos es una linda novedad. Una de cal y una de arena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso del volante es una duda que tuve al momento de colorearlo. Parto de la base de que el color que preparé era uno cuando lo hice, y otro cuando secó. En las fotos del modelo que está en el fascículo, pareciera que el tono del mismo fuera igual que el del tablero y el resto de los tapizados.. El centro sí pareciera de color plateado. Lo voy a mejorar un poco.
      Gracias!
      Saludos!

      Eliminar
    2. El problema mas grande es que estos interiores son del GTX, el volante es distinto y ni hablar de las butacas y el tablero...

      Eliminar
    3. Eso es cierto, el interior es distinto, yo lo pinte de un tono parecido al tuyo y, perdido por perdido, le serruche la parte superior de las butacas para afinarlas en ancho y luego con parsec le hice las riñoneras para que queden asi las famosas "pétalo". De paso con el sobrante le hice los dos apoyacabezas traseros. Quedo bastante bien, despues te mando fotos por FB.
      Abz!

      Eliminar
    4. Despues vi uno que le reformó el frontal debajo del paragolpes, si te fijas en la foto del real ese plastico negro va en curva como para adentro en lugar de ser una pollera hacia adelante como le hicieron al modelo. Sí, estamos hilando fino pero bueno es lo que nos gusta. Yo no lo voy a tocar en ese aspecto pues no es algo tan notorio.

      Eliminar
  6. Hermoso coche, me trae grandes recuerdos; mi padre compró uno de los primeros que se fabricaron en el país, y nunca me voy a olvidar el día que fuimos a verlo a la concesionaria local (creo que se llamaba "Macua"), y uno de los vendedores nos llevó a dar una vuelta en la ciudad. Creo que el tipo se creía Ronnie Peterson, nos llevó de costado por todo el Parque Urquiza de Paraná (en esos años no existían los lomos de burro que pusieron años después). Imaginate mi alegría, sentado atrás agarrado de las ventanillas me sentía en un F1...
    Abrazo!
    PD: Recordé el nombre de la concesionaria: Aurea.

    ResponderEliminar