sábado, 22 de julio de 2017

ROCAR TV 35 (1982)

La constructora rumana ROCAR se había especializado en la fabricación de camiones, colectivos, minibuses y trolebuses.


Para los vehículos más ligeros, minivanes, minibuses y furgones, se empleaban elementos mecánicos provenientes de los utilitarios ARO.



La versión TV 35 fue fabricada desde 1982 hasta fines de los años 90s. Estaba disponible en varias opciones: camión, camioneta, furgoneta y minibus de 22 pasajeros, que es el que estamos viendo en las fotos.



Se utilizaba como transporte público en rutas de menor demanda, y también por fábricas e institutos para el transporte de empleados.



Es más largo que las series TV 12/14/15, y se reconoce por el eje trasero con ruedas duales. Tiene menor despeje al suelo que otras versiones.



Su sistema eléctrico podía ser de 12 o 24 V. Su motor era ARO D127, pero con potencia elevada a 85CV. La velocidad máxima era de entre 100 y 110 km/h., dependiendo del motor y la transmisión. Las cajas eran de cuarta y quinta. También estaba disponible con motores Diesel de origen Andoria o Renault.



Durante los años 90s ROCAR perdió a la mayoría de sus clientes (empresas de transporte urbano) debido a la baja calidad, la baja capacidad de producción y los altos precios que tenía.



La empresa quebró a principios de la década del 2000, siendo sus piezas de stock vendidas a autopartistas o propietarios de unjidades ROCAR, e incluso muchas de ellas fueron incautadas por los acreedores.



La miniatura es de la marca IST DeAgostini, del coleccionable rumano, con agregado de pintura en interiores, escapes y llantas. 


CRUISER 

miércoles, 19 de julio de 2017

VOLKSWAGEN GACEL GL (1983)

Luego de la compra de Chrysler Fevre de Argentina por parte de Volkswagen en 1980, la fábrica siguió produciendo por un tiempo el viejo Dodge 1500 con algunos retoques estéticos de dudoso gusto. Pero no existía un coche verdaderamente VW en la oferta de la ahora automotriz local.



Para ponerse al día con la demanda y para entrar de lleno el nicho de los coches medianos populares, la marca debía presentar un producto moderno y competitivo. Para ellos se echó mano al modelo regional Voyage, un derivado del Gol “Quadrado” de primera generación, producido en Brasil.



El Voyage era un tricuerpo de dos puertas derivado del Gol, diseñado en la filial VW del país vecino. Adaptarlo al mercado argentinbo exigía agregarle dos puertas traseras, ya que en nuestro país nunca hubiera tenido éxito un tricuerpo de dos puertas. 



Los trabajos de adaptación se hicieron en VW de Argentina, y el coche teminó siendo un sedán de líneas sobrias y proporcionadas. A diferencia del Voyage, las puertas delanteras más cortas y las traseras apenas cómodas como para permitir el acceso.



El nuevo coche se llamó “Gacel”, y su publicidad afimaba que era un auto diseñado “desde adentro para afuera”, es decir, que privilegiaba el confort y el espacio interior. Ciertamente su habitáculo era confortable, teniendo en cuenta las dimensiones del coche. La posición de manejo era baja (el coche lo era) pero la visibilidad era buena y el instrumental claro y ergonomico.



Existieron dos versiones, el GL con motor de 1.588cc, 73 CV y caja de cuatro marchas, y el GS con impulsor de 93CV y caja de quinta. El motor era de origen Audi, y había equipado en Alemania al Audi 80. Se trataba por entonces de un impulsor de moderna concepción, ubicado longitudinalmente. Con los años demostró tal fiabilidad que fue uno de las mecánicas más longevas del grupo VW, siendo utilizado en sus productos hasta prácticamente finales de la década del 2010.



El Gacel era un coche ciudadano, con buenas prestaciones en ruta. Su caja de velocidades era de recorridos cortos y precisos, lo que enamoró a los amantes de los “fierros” y la conducción deportiva. De hecho el coche tuvo destacadas actuaciones en las categorías locales de automovilismo.



En 1988 recibió su primer restyling, presentando también el nuevo motor Audi 1,8 litros. A principios de la década de los 90s fue reestilizado por segunda y última vez. Al mismo tiempo, aparece una nueva versión llamada Senda, que era prácticamente el mismo coche pero con equipamiento básico.




El Senda terminó desplazando al Gacel cuando la marca comenzó a prducir el modelo Polo. Finalmente, el Polo y el Gol terminaron con la vida comercial del Senda, y la siguiente generación del Gol (apodada “bolinha” en Brasil, debido a sus líneas redondeadas) no tuvo localmente una oferta tricuerpo. Actualmente los equivalentes a los viejos Gacel/Senda vuelven a estar en el mercado, con el mismo nombre que en Brasil: “Voyage”.



La miniatura pertenece a la serie “Autos Inolvidables Argentinos” de Salvat, y se trata de otro molde completamente nuevo e inédito. Afortunadamente el resultado fue óptimo. La maqueta es extremadamente fiel a la realidad, su color es acertado y la capa de pintura tiene el grosor correcto, haciendo lucir el esmerado trabajo de matricería.



Las ópticas tienen una muy buena resolución, siendo las traseras de acrílico policromado. Detalles como baguetas, línea plateada en paragolpes, tapa de depósito de tanque de nafta y tiradores de puertas, calcos, han sido resueltos con gran exactitud.



El resto de los retoques (caño de escape y pinturas de interiores) son los que acostumbro hacer a estas maquetas.



CRUISER



domingo, 16 de julio de 2017

FIAT 128 EUROPA (1978)

El Fiat 128 argentino se comenzó a fabricar en 1971, por parte de Fiat Concord, para reemplazar a la gama Fiat 1100. El modelo era idéntico al que se había presentado en 1968 en el Salón de Ginebra.




Su configuración de motor y tracción delanteros lo ponían a la vanguardia porque ése era el concepto de moda en el mundo. Permitía optimizar el espacio para los pasajeros, y la ausencia de túnel de transmisión ofrecía gran habitabilidad en las plazas traseras.



Su motor con árbol de levas a la cabeza masificaba esa tecnología en un auto popular, que no tardó en ser aceptado por la clase media y en especial por los jóvenes.



El 128 tuvo un restyling en 1978, junto con la adopción del nombre “Europa”, en consonancia con el “Mirafiori” que se agregaría también a las versiones contemporáneas del 125, y que preanunciaba la desaparición de las nomenclaturas numéricas en la marca.



El Europa presentaba un rediseño frontal que abandonaba los pilotos en los extremos de los guardabarros, pasando los mismos a los paragolpes. Los faros principales pasaban de ser redondos a ser rectangulares, y un tanto más pequeños. En el sector trasero, las luces aumentaban de tamaño. El conjunto se complementaba con molduras y detalles exteriores exclusivos.



A pesar de ser un auto citadino casi por excelencia, la buena relación peso-potencia lo convertía en un coche nervioso y de conducción deportiva. Tenía dos motorizaciones, de 1.116cc y 64CV, y de 1.290cc y 71CV.



La versión Europa se construyó hasta 1991, 20 años después de que el primer 128 saliera de la fábrica local. Pero allí no se acababa su periplo local, el Super Europa lo sucedería, pero ésa es otra historia, que esperamos que también sea rescatada por Salvat, ya que se trata de una versión del coche sin parangón en el resto del mundo.



Esta miniatura de Ixo para Salvat presenta un molde muy fino y bien realizado, que ya habíamos conocido por la versión Zastava editada para coleccionables de Europa del Este. Tiene retoques en caño de escape e interiores.





CRUISER

jueves, 13 de julio de 2017

FIAT BALILLA BERLINETTA MILLE MIGLIA (1935)

El FIAT 508 Balilla era el coche popular de la marca italiana, con el que dio origen a la motorización masiva en la Italia de lso años 30s.



En 1935 aparece un derivado deportivo de aquél coche popular, del lápiz de Mario Revelli de Beaumont.



Se trataba de un hermoso biplaza, cuyo techo aerodinámico cumplía la función de brindar un confortable habitáculo a los corredores de la  famosa prueba de las Mille Miglia, actividad a la que apuntaba el modelo, más allá de su utilización en carretera.



Carecía de parachoques delanteros, lo que le confería aspecto muy deportivo, complementado con las llantas de radios, y guardabarros estilizados, muy acordes a la aerodinamia de la carrocería.



El radiador frontal y el parabrisas también se encontraban más inclinados que el de los modelos de producción, a fin de mejorar la penetración aerodinámica. Esos elementos fueron muy utilizados en la arquitectura de los deportivos de la segunda mitad de los años 30s.



La carrocería estaba compuesta de madera y acero, a fin de alivianar el peso total. Su interior era muy cómodo, y sólo se lamentaba la falta de espacio en el maletero, problema común en la mayoría de los Gran Tourer hasta el día de hoy.



El motor, de 995cc, llegaba a desarrollar modestos 30CV y 110 km/h de velocidad máxima.



En 1937 los nuevos “Millecento” sustituyeron a los ya anticuados Balilla tanto en carreteras como en las pistas.


La miniatura es Starline. 

CRUISER

martes, 11 de julio de 2017

MAZDA 626 GLX ASAHI (1988)

El modelo 626 de Mazda, fue pensado para exportación, y se basaba en el local Mazda Capella. Se lanzó al mercado en su primera generación en el año 1979, y se comercializó hasta 2002. 




Si bien el modelo Capella de Mazda se había presentado en 1970 y es la génesis del 626, se suele referir al 626 internacional como el primero de la serie, al presentado en 1979, que vendría a ser la tercera generación del japonés.




Fuera de Japón se llamó Ford Telstar en algunos países, como el resto de Asia, Australia y Sudáfrica. La generación producida hasta 1983 se vendió en Colombia en poca cantidad, básicamente unidades importadas desde Japón, de las cuales muy pocas han sobrevivido.




La siguiente generación, en cambio, fue ensamblada en Bogotá por la compañía CCA desde finales de 1983. El coche se iba perfilando como el preferido de las clases media y media alta, por sus innumerables cualidades técnicas y de confort, sumado al hecho de que la producción local lo eximía de impuestos y lo posicionaba muy bien en la escala de precios.




En 1987 se presentó una nueva generación y empezó a comercializarse en Colombia con el nombre “Asahi”. Desde 1993 fue acompañado en la oferta por la nueva generación, que era poco mas que un restyling, llamada “Matsuri”. Se ofrecía en tres carrocerías: Sedán (L), Hatckback (LX) y Coupé (GLX).




El instrumental era electrónico digital. Tenía dirección hidráulica, asientos y volante regulables, vidrios, espejos y apertura con comando eléctrico. El motor era 2.0 litros con inyección electrónica, y 124 caballos de potencia.





La miniatura es Ixo, del coleccionable colombiano, con algunos retoques artesanales acostumbrados, en especial en los interiores.




CRUISER


viernes, 7 de julio de 2017

MAZDA 323 (1983)

El Mazda 323 era un modelo compacto fabricado por la automotriz japonesa, en varias generaciones. El nombre “323” apareció en 1977, juntamente con la tercera generación del coche.  



El vehículo se exportó a Colombia a principio de los años 80s debido a la apertura económica favorecida por la política de ese país, junto con los Mazda 626 y 929. A finales de 1983 se presentó armado localmente por la Compañía Colombiana Automotriz (CCA), reemplazando a los Fiat 147 y 131 que esa misma compañía sacó de producción ese mismo año.



La producción colombiana comprendía un sedán de cuatro puertas, y los hatchback de tres y cinco. Estos últimos tenían motor de 1.296cc de 68 caballos de potencia y caja de cuatro marchas.




Venía a competir con exitosos modelos de fabricación local, como los Renault 9 y Chevrolet Chevette. Frente a sus competidores, el 323 se manifestó como el más económico en cuanto a rendimiento, y los superó en ventas. Llegaron a venderse 174.000 unidades en sus 20 años de producción, siendo el coche de más éxito comercial de la historia de Colombia.



Batió marcas a lo largo de su extensa vida, siendo ofrecido además de tricuerpo, como station wagon, y una versión especial “taxi”. Fue un vehículo que ofrecía una reventa asegurada, debido a su alto valor percibido por los usuarios. Eso lo convirtió también en el coche más robado, por lo que las pólizas de seguro se encarecían notablemente en el caso de los 323.



La primera serie se fabricó entre 1983 y 1985. Luego se sucedieron distintos restylings. La carrocería del coche era moderna, proporcionada, atractiva y muy bien insonorizada. El espacio interior era muy generoso en relación con sus medidas externas. Las terminaciones eran muy esmeradas. Alfombras en todo el interior y en el baúl. Los comandos eran funcionales y ergonómicos, y las butacas tenían múltiples regulaciones, incluso las traseras se rebatían para agrandar el ya de por sí generoso baúl.



En Argentina este coche se importó en 1980, a través del importador particular Cirlafin S.A. que los traía desde la fábrica de Hiroshima. Luego, por medio de un convenio entre Ford Motor de Argentina y el fabricante japonés Toyo Kogyo Ltd, del cual Ford controlaba la mayoría accionaria, se produjeron unas unidades especiales con algunas diferencias estilísticas en frente, panel trasero e interiores, que se denominaron Ford Laser. Estos vehículos fueron importados a Argentina y a otros países de la región, por lo cual en el mercado local coexistió un coche prácticamente idéntico con dos marcas distintas, Mazda y Ford.



En 1982 las importaciones del Laser cesaron, y también el ingreso de repuestos. Muchos usuarios entendieron, muy para su mal, que algunos de los repuestos del Mazda no eran compatibles con los del Ford, por lo cual se vieron en problemas para mantener sus unidades en el tiempo, y hace muchos años que no se ve ninguno de aquellos coches circular por nuestras calles.

La miniatura es Ixo, del coleccionable colombiano.

CRUISER