viernes, 30 de septiembre de 2016

SIMCA 1006 GLS (1977)

En 1977 LA GAMA Simca 1000 recibe un restyling que prácticamente puede llevar a tener que hablar de una segunda generación del modelo, ya que los cambios fueron más allá de la estética.



En el frontal recibió un grupo óptico rectangular, con una rejilla de plástico negro entre ellos.



El nombre se cambiaba, ahora se llamaba Simca 1005 y Simca 1006, según la potencia de los motores y los CV fiscales a los que se refería (5 o 6).



El 1005 estaba disponible en nivel de terminación LS y el 1006 era GLS, con algunas mejoras mecánicas y de confort respecto al primero.



El motor del “1006 GLS” era un 1.118cc, que desarrollaba 55CV a 5.800 RPM. Su velocidad máxima era de 145 km/h.



Esta generación fue muy efímera, ya que al año siguiente, en 1978, se discontinuó la gama, habiéndose vendido en total 1.949.407 copias, un auténtico éxito de la industria automotriz francesa.



La miniatura es Ixo/Altaya.



CRUISER


miércoles, 28 de septiembre de 2016

SIMCA RALLYE 2 (1976)

Distintas versiones potenciadas del pequeño Simca 1000 no tardaron en aparecer. Su bajo costo, bajo peso y buenas aptitudes dinámicas lo hacían apetecible para competencias deportivas, con poco gasto de preparación.



En 1969 apareció la versión “Rallye”, con motor 1.118cc y 53 caballos de fuerza. El coche llegaba a una máxima de 150 km/h.



En febrero de 1972 se lanza el “Simca 1000 Rallye 2”, accionado pro un motor de 1.294cc, con una potencia de 82 CV. Tenía dos carburadores horizontales. Esta mecánica combinada con sus escasos 860 kg de peso lo llevaron a tocar los 162 km/h de máxima.



Tenía cuatro frenos a discos. Debajo del parachoques delantero había una toma de aire que llevaba el flujo hacia el motor trasero.



En 1976 la potencia se incrementó a 86 CV, y la máxima a 165 km/h. Esta versión se complementaba con un alerón trasero de importantes dimensiones.



Un kit adicional llamado “Grupo 2” le permitía adicionar potencia, llevándola a 110 HP, lo que lo convertía en un verdadero lobo con piel de cordero.



Esta versión que estamos viendo, pertenece a Ixo/Altaya y corresponde al año 1976.


CRUISER

lunes, 26 de septiembre de 2016

SIMCA 1000 COUPE (1964)

El coupé basado en la plataforma del Simca 1000 se produjo entre 1961 y 1971.



Se trataba de un “pseudo deportivo”, ya que su apariencia era tal, pero su mecánica de 944cc distaba mucho de estar a la altura.



Las carrocerías fueron diseñadas y producidas en Turín por Bertone, luego eran enviadas a Francia para su ensamblado en la factoría de Poissy.



En 1967 se produjo una variante importante. Se trasladó el radiador desde la parte trasera a la delantera, y se agregó una parrilla de ventilación. La potencia del motor también aumentó levemente.



El diseño del coche había estado a cargo de un joven Giorgetto Giugiaro, que trabajaba por entonces en Bertone. La presentación fue hecha en el Motor Show de Ginebra de 1962. La producción comenzó en noviembre del mismo año.



A pesar de ser en la práctica un Simca 1000 con otro ropaje, su desempeño fue mejor que el sedán, debido a su mejor coeficiente aerodinámico, un peso levemente menor y un centro de gravedad mas bajo.



El interior era sencillo y espartano, con elementos tomados del Simca 1000 de cuatro puertas. El coche estaba pensado para competir contra el Renault Floride, y su apacriencia recuerda mucho al del Fiat 850 coupé, aparecido en 1965.



La miniatura es Ixo para Altaya.


CRUISER

sábado, 24 de septiembre de 2016

SIMCA-ABARTH 1150 S (1963)

La colaboración más recordada de Carlo Abarth con marcas generalistas era con Fiat. Si tenemos en cuenta de que Simca era en sus comienzos una subsidiaria de la marca italiana, su trabajo con la marca francesa no sería inesperada.



El proyecto era potenciar al pequeño “1000” en lugar de preparar un coche nuevo, en función a evitar grandes gastos en desarrollo. En original Simca 1000 era un coche ágil y agradable de manejar. Con un agregado de potencia se convertiría en un deportivo de interés, debido a su gran manejabilidad y las aptitudes de su estructura.



Como resultado se obtuvieron cuatro versiones distintas, todas con el motor de 1.150 cc. Estas eran: Simca-Abarth1150, de 55 HP, Simca-Abarth 1150 S, de 58 HP, Simca-Abarth 1150 SS, de 65 HP, y Simca-Abarth 1150 Corsa, de 85 HP.



Presentados todos en el Salón de Turín de 1963, las versiones “S”, “SS” y “Corsa”, se diferenciaban exteriormente por el agregado de una parrilla en el frontal, debido a la ubicación delantera del radiador.



Los coches pesaban sólo 720 kg en vacío, tenían cuatro frenos a disco y caja de cuatro velocidades. La versión “S”, que es la que nos ocupa, llegaba a rondar los 160 km/h de velocidad máxima.



Llantas y tapacubos especiales, y el monograma “Abarth” en el frontal eran los detalles complementarios que lo diferenciaban de los coches de serie. El dueño de Simca, Henri Pigozzi, no estaba muy convencido de la viabilidad comercial de estos coches, por lo cual decidió no industrializarlos en la fábrica de Poissy. Abarth, por el contrario, confiaba mucho en el producto, por lo tanto se encargó de producirlos y distribuírlos a traves de su propia red de concesionarios. Se vendieron en Francia, Italia y Alemania.



Es difícil conocer la cantidad de unidades producidas, y el número de unidades que han sobrevivido hasta el día de hoy es minúscula. La miniatura es marca Ixo para Altaya, y además de complementarse con la versión estándar, tiene la ventaja de tener una capa de pintura de menor espesor que aquélla, notándose mejor los detalles del molde.




CRUISER

jueves, 22 de septiembre de 2016

SIMCA 1000 (1966)

La historia comercial del exitoso Simca 1000 arranca en septiembre de 1961, con su presentación en el Salón de París, posicionándose inmediatamente como rival del Renault 8, al poseer su mismo concepto y hasta similar image, que por ese entonces aparecía también sustituyendo al Dauphine. La moda de los “todo atrás” estaba en su pleno auge.



Entre 1961 y 1978, año de su salida de las cadenas de montaje, este pequeño alcanzó a vender más de dos millones de unidades.



El creador del coche era el italiano Mario Revelli de Beaumont, quien concibió una berlina tricuerpo de reducidas dimensiones, y diseño de aspecto cuadrado y moderno.




Tenía cuatro puertas y capacidad para cinco ocupantes. El baúl estaba adelante, con gran capacidad. El motor era trasero longitudinal y la caja de cuatro velocidades.



Su cilindrada era de 944cc (motor llamado “Poissy”). De potencia justa, ayudado por el bajo peso del coche desarrollaba la velocidad suficiente como para trasladarse correctamente por las carreteras de la época. Su consumo discreto apuntaba también a atraer a los potenciales clientes.



La palanca de cambios al piso era también una innovación, en una época en la que la mayoría de los coches europeos y americanos todavía la traían en la columna de dirección.



Se fabricó también en España por parte de Barreiros, y se ensambló también en Colombia y Holanda. La miniatura es Ixo/Altaya.



CRUISER


martes, 20 de septiembre de 2016

OPEL ADMIRAL B (1969)


En 1969 Opel introdujo una nueva línea a los modelos denominados “KAD” (Kapitan, Admiral, Diplomat). Las tres eran distintas versiones del mismo vehículo, con diferentes niveles de motorizaciones y/o equipamiento.



Esta serie fue de tamaño ligeramente más reducido que la generación anterior. Mientras que los modelos menores (Kapitan y Admiral) estaban provistos de motor de 2,8 litros y seis cilindros en línea, el Diplomat seguía teniendo el impulsor Chevrolet 327 V8, ahora acoplado a una caja Turbo-Hydramatic de tres velocidades.



El nuevo cuerpo tenía un estilo típico de General Motors para sus productos de le época, y tenía un gran parecido con el Holden Statesman australiano.



El nuevo Diplomat tenía que competir con los nuevos Mercedes 350 y 450 SE.



A diferencia de las generaciones anteriores, los Diplomat de esta generación se diferenciaban de los Admiral/Kapitan porque tenían las ópticas en posición vertical.



Opel mantuvo la serie en las líneas de montaje hasta 1977, pero lso productos encontraron poca respuesta favorable en los mercados. Sólo 61.559 coches de la serie KAD se construyeron entre marzo de 1969 y finales de 1977, de los cuales los Kapitan/Admiral fueron casi 38.000.



Toda la línea fue reemplazada en 1979 por los nuevos Opel Senator, de diseño más europeo y moderno y tamaño mas reducido. 



La miniatura es Minichamps.

CRUISER

domingo, 18 de septiembre de 2016

OPEL DIPLOMAT A COUPE (1965)

La coupé derivada del Opel Diplomat A era casi un coche de Detroit transplantado a Alemania. Sus líneas eran muy al estilo americano y debajo del capó había nada menos que un V8 Chevrolet de bloque pequeño, de origen Corvette.



De todas maneras, el gran peso del vehículo no le confería performances deportivas. Mas bien era un auto sobrio y dócil de manejar, más digno de una de esas barcazas americanas que hemos visto en las películas.



Su caja automática Powerglide de dos velocidades quitaba toda pretensión de “muscle car” al coche.  Contaba con dirección asistida y frenos de potencia.



Su carrocería derivaba de la berlina de cuatro puertas, y la transformación la realizaba Karmann en Osnabrück.



Tenía retrovisores y elevalunas eléctricos, y las butacas eran las mismas que equipaba el Jensen Interceptor Serie I. Tenía sutiles credencializaciones “V8” en interiores y exterior.



El “más americano de los Opel” no tuvo una vida comercial fulgurante. Sólo se vendieron 347 ejemplares entre 1865 y 1967. Su precio era elevado (equivalía a 7 VW Escarabajos) y la marca aún no tenía oropeles como para competir mano a mano contra mercedes.



La miniatura es Ixo del coleccionable Eaglemoss.


CRUISER



jueves, 15 de septiembre de 2016

PEUGEOT 504 XE (1974)

El Peugeot 504 fue el coche de mayor producción en Argentina. Presentado en 1969, 11 meses después de su aparición en Francia, aquél era un lanzamiento casi simultáneo. Hoy nos parece normal que los “coches mundiales” aparezcan al mismo tiempo en varios mercados, pero en aquél entonces el hecho era casi excepcional. Tanto fue así, que en 1969 fue nombrado “Auto del Año” tanto en Europa como en Argentina.



Se produjo durante 30 años, hasta fines de 1999. Aventajó en ventas a los populares Ford Falcon y Renault 12, casi alcanzando las 500.000 unidades producidas. Al momento de presentarse, lo hizo como coche de lujo. No vino a reemplazar al 404 sino que coexistió con él varios años, situándose como tope de gama.



Al principio no poseía sus tradicionales faros trapezoidales, sino dos pares de ópticas redondas en una máscara metálica, más baratas de producir en el país. El interior venía tapizado de color rojo oscuro o crema. En principio de pana, luego presentaron alternativas en símil cuero.



Las primeras unidades tenían la parrilla semejante a la europea. En 1973 se reemplazó la cabeza del león por la silueta de cuerpo entero. La mecánica era la misma que la del 404, un naftero delantero longitudinal de 1.657cc, alimentado por un carburador Solex. Su potencia era de 76 CV. También utilizaba muchos elementos de la plataforma del 404, por eso la versión local pesaba 64 kilos menos, el motor era 200cc más chico y la trocha era mas angosta.



En sus primeros años competía en el segmento de autos de lujo, donde no tenía demasiada competencia entre coches nacionales de origen europeo. Estaban los de origen americano, pero por razones de tamaño, eran de otro segmento.



En 1974 aparecen los primeros cambios de importancia. Fue equipado con un nuevo motor de 1,8 litros, y las versiones pasaron a llamarse XL, XE y XSE. Este último quedaría en la historia por ser el primer coche argentino de serie en incorporar de fábrica pasacassette. A partir de 1975 apareció el primer competidor de su segmento, con la llegada del Ford Taunus. Para 1976 la empresa Safrar, que producía el 504 agrega nuevos cambios y aparecen las versiones de motor de 2 litros.



La miniatura de Salvat no difiere en mucho de las que ya conocemos, que han sido presentadas en diversas colecciones alrededor del mundo. Es prácticamente idéntica a la editada en Polonia, exteriormente sólo se diferencia porque la de aquí no tiene pintados los conductos de aireación del pilar “C” que sí tiene la polaca. En la peana dice representar la versión original de 1969, de ahí que no se lo hayan coloreado, aunque el molde tiene la ranura. Carece de techo corredizo, la parrilla es la original del `69 pero no el emblema del león, las ópticas son trapezoidales cuando en realidad debieron ser cuatro pares redondas, y las llantas son de cuatro tuercas en lugar de las tres que presentaron aquí hasta 1982. En el trasero aparece la insignia XE, que denota un modelo de 1974.



Teniendo en cuenta tal combo de detalles extemporáneos, tenía que ponerme a retocar pero antes decidir qué versión hacer, con la cuestión insalvable de que de ninguna manera podría representar fielmente a ninguna. Me decidí por respetar la sigla “XE” de la trasera, para no tener que borrarla. La parrilla tiene un par de lamas horizontales más que las que tenía aquí el XE, y las ópticas trapezoidales eran de la versión XSE, aunque este último presentaba las llantas en forma de pétalo iguales a las del 404 Gran Prix. Mi XE tendría esas licencias. 



Seguí rellenando los huecos tras las manijas de puertas, para repintarlas y agregarles los pulsadores, imitando los manijones originales de 1974 que no eran embutidos. Reemplacé las llantas de cuatro bulones por otras de acero ventilado y tazas, muy parecidas a las originales. Cambié también los neumáticos por otros de menor diámetro. 



Achiqué los pilotos delanteros y les dí nuevamente color, Pinté por detrás los pinchos de las ópticas principales pare eliminar el efecto de pupila negra que suelen traer de fábrica. Fabriqué chapas patentes iguales a las de una unidad que fue propiedad de mi papá. A las ópticas traseras también las retoqué, pintando el sector de luces de retroceso de color plata, para tapar el cromado que originalmente tenía en ese lugar. Agregué pintura cromada al portapatentes trasero, puse adhesivos metalizados en el pilar C y en el borde del paño fijo lateral trasero. Pinté el escape, marqué las aireaciones del pilar C y por último pegué una calca con los relojes del tablero y pinté detalles en color rojo en partes específicas del tapizado. Esto último también es una licencia artística ya que el XE era de cuerina negra, pero la miniatura quedaba bastante triste en combinación sólo de blanco y negro.




CRUISER