miércoles, 28 de septiembre de 2016

SIMCA RALLYE 2 (1976)

Distintas versiones potenciadas del pequeño Simca 1000 no tardaron en aparecer. Su bajo costo, bajo peso y buenas aptitudes dinámicas lo hacían apetecible para competencias deportivas, con poco gasto de preparación.



En 1969 apareció la versión “Rallye”, con motor 1.118cc y 53 caballos de fuerza. El coche llegaba a una máxima de 150 km/h.



En febrero de 1972 se lanza el “Simca 1000 Rallye 2”, accionado pro un motor de 1.294cc, con una potencia de 82 CV. Tenía dos carburadores horizontales. Esta mecánica combinada con sus escasos 860 kg de peso lo llevaron a tocar los 162 km/h de máxima.



Tenía cuatro frenos a discos. Debajo del parachoques delantero había una toma de aire que llevaba el flujo hacia el motor trasero.



En 1976 la potencia se incrementó a 86 CV, y la máxima a 165 km/h. Esta versión se complementaba con un alerón trasero de importantes dimensiones.



Un kit adicional llamado “Grupo 2” le permitía adicionar potencia, llevándola a 110 HP, lo que lo convertía en un verdadero lobo con piel de cordero.



Esta versión que estamos viendo, pertenece a Ixo/Altaya y corresponde al año 1976.


CRUISER

7 comentarios:

  1. Este era el mismo modelo que los anteriores solo se diferenció,el motor más potente,el problema era la "Gran Bertha" la "viga trasera" que sostenía el motor en la parte trasera,tuvo que reforzarse, porque el peso del motor tendía
    a "cortar" la pletina de este - Saludos

    ResponderEliminar
  2. esta sería la versión cafeinada, aunque un par de puntos por debajo del abarth.
    me gusta esa pintura, al menos no pasaba desapercibido.

    ResponderEliminar
  3. Me atrevo a decir que el parecido con el R8 Gordini es mera coincidencia. Como sea, me agrada.

    Saludos !!

    ResponderEliminar
  4. El Rallye 2 también se vendió en España (la mayoría de las unidades del color de la miniatura) donde tuvo una gran acogida en el mundo de las carreras, especialmente en los rallies del Nacional, donde existía el trofeo denominado Desafío Simca, que era la mejor fórmula de promoción en las pruebas de carretera de entonces. El premio para el vencedor era un año de contrato como piloto oficial en la temporada siguiente.
    Tengo que corregir un error. Cuando presentaste el Abarth, yo comentaba que los discos a las cuatro ruedas en los Simca 1000 "normales" no habían llegado hasta el Rallye 3. Cuando este Rallye 2, como indicas, ya los montaba.
    Es una pena que casi no se conserven, en mi país, estos coches de serie. Los que hay de competición suelen estar bien preparados y destacan en las carreras de clásicos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Que lindas llantas para donarlas al 600 que se viene de salvat...

    ResponderEliminar
  6. Le queda raro ese alerón trasero tan desproporcionado, pero igual me gusta mucho. Lo tengo en una de las versiones de rally a las que se refiere Bernardo:
    https://juanhracingteam.blogspot.com.ar/2013/06/207-simca-1000-rallye-2.html
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  7. No me gustó nunca esta miniatura, la verdad, quizás sea el color y la sobreabundancia de la pintura (odio cuando estos modelitos parecen como de porcelana).

    Pero ya que te pusiste a conseguir toda la serie... era infaltable también.

    Saludos!

    ResponderEliminar